Dow descubre cómo la tecnología contribuye a la conservación del agua, la energía y los alimentos

Uno de los retos más significativos que afectan a la futura disponibilidad de agua es la relación intrínseca que existe entre agua, alimentos y energía, puesto que cualquiera de estos elementos es indispensable para producir los demás. El círculo formado por agua-alimentos-energía es, además uno de los retos más apasionantes que la sociedad debe resolver para garantizar un desarrollo sostenible, ya que si no se gestiona de un modo que permita optimizar la producción de estos recursos, es difícil garantizar un suministro estable de estos tres elementos para consumidores y empresas por igual.

Se trata de una cuestión a abordar lo antes posible, puesto que las previsiones apuntan a que la población mundial pasará de 7.000 millones a 8.300 millones de personas en 2030. Este incremento, en especial en la clase media acomodada, se traduce en un aumento en la demanda de agua, energía y alimentos. Se espera que en 2030 el mundo necesite un 30% más de agua, un 40% más de energía y un 50% más de alimentos. Pero mucha gente no se da cuenta de que para producir los alimentos diarios de una persona se requiere una media de 3.000 litros de agua, puesto que las empresas de alimentos y bebidas no solo necesitan agua como ingrediente de los productos, sino también para ejecutar los procesos de fabricación. A modo de ejemplo, se pueden citar las olivas españolas, cuya huella hídrica media es de 2.750 litros por kilo. Asimismo, dada su condición como uno de los mayores países productores de vino de todo el mundo, la huella hídrica media de una copa de vino en España es de 195 litros.

Uno de los retos más importantes, tanto ahora como para el futuro, radica en gestionar la escasez de agua de un modo que permita seguir disfrutando sin problemas de estos elementos cotidianos en el futuro. El agua es la piedra angular del desarrollo sostenible. Desde la seguridad alimentaria y energética hasta la salud humana y el medio ambiente, el agua es esencial para la vida.

Con todo ello, Dow Water & Process Solutions comprende la importancia que tiene la gestión de esta relación vital, y se consagra al desarrollo de nuevas tecnologías –y a su gestión– para garantizar procesos productivos más sostenibles, además de unos costes más bajos. La compañía ha desarrollado avanzadas tecnologías diseñadas para abordar esta cuestión de un modo eficaz y eficiente para que las empresas de tratamiento de agua reduzcan su consumo energético, sin perjuicio de la capacidad o calidad del agua procesada a diario. De hecho, la presión a la que están sujetos recursos escasos, como el agua, la energía y las materias primas, se puede reducir en hasta un 15% cuando se emplean una tecnología avanzada y conocimientos especializados. Además, una tecnología de ósmosis inversa avanzada puede ayudar a los fabricantes a conseguir una purificación de agua un 40% mejor con un consumo energético hasta un 30% menor.

Como reflejo de su posicionamiento, con motivo del Día mundial de Agua, Dow ha desarrollado una infografía que ofrece más información sobre cómo la tecnología puede contribuir a la conservación del agua, la energía y los alimentos.

Fuente: Tecnoagua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s