Proyecto europeo establece nuevas herramientas contra el fraude alimentario

Según indica el Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo (CORDIS), el proyecto FOOD INTEGRITY, de cinco años de duración y puesto en marcha en 2014, ya ha logrado progresos sólidos en cuanto al establecimiento de una base de conocimientos en Internet. Esta base proporcionará a la industria alimentaria, las autoridades reguladoras y las organizaciones de investigación acceso a información y herramientas analíticas de eficacia demostrada contra el fraude alimentario.

El trabajo realizado hasta la fecha se ha dedicado al diseño y el desarrollo de una estructura idónea para esta base de datos. Tras su puesta en marcha, la herramienta ofrecerá información detallada sobre los principales productos alimentarios, temas relacionados con posibles fraudes alimentarios y enlaces a métodos existentes con que combatir amenazas.

En el proyecto se analizaron herramientas utilizadas hoy en día para detectar fraudes alimentarios y se identificaron indicadores fiables y útiles en labores de control. Se obtuvo la opinión de partes interesadas pertenecientes a la cadena de suministro —desde envasadores a distribuidores— para emplearla en el desarrollo de métodos más sólidos y eficaces para combatir el fraude.

También se estudiaron las actitudes de los consumidores chinos ante la seguridad y la integridad de los alimentos europeos importados. China es el mayor consumidor de alimentos y bebidas del mundo, situación que aumenta enormemente el atractivo de su mercado para las marcas extranjeras, sobre todo cuando se producen cambios en el comportamiento de los consumidores.

Los productos alimentarios europeos se asocian a calidad y seguridad, atributos que motivan que ciertas importaciones se vean mermadas por la injerencia de imitadores y falsificadores. Los investigadores del proyecto constataron que a los consumidores chinos les preocupan las actividades fraudulentas asociadas a las importaciones de alimentos de Europa, razón por las que se identificarán y desarrollarán estrategias para este mercado concreto.

En conjunto, estos hallazgos reforzarán la integridad de la cadena de suministro de la Unión Europea, sometida a un constante asedio por parte de las imitaciones etiquetadas fraudulentamente. Es más, si se logra que los consumidores confíen en la seguridad, la autenticidad y la calidad de los alimentos europeos, se pueden obtener grandes beneficios económicos.

El equipo responsable de la iniciativa aprovechará los logros del proyecto para facilitar aún más la difusión de información, ofrecer acceso a las bases de datos existentes y subsanar lagunas en el área de la investigación. El proyecto ha obtenido cerca de 3 millones de euros para realizar estudios y proyectos con los que ampliar la seguridad del suministro de alimentos.

Este proyecto de cinco años de duración concluirá a finales de 2018, y para entonces se espera que esté en marcha un sistema de alerta temprana perdurable por sí solo dedicado al fraude alimentario con el que descubrir fraudes nuevos y se cree una red mundial de partes interesadas, también perdurable de forma autónoma, que garantice el máximo provecho de los resultados del proyecto. También se desarrollarán procedimientos de verificación para controlar mejor los alimentos y órganos independientes de especialistas en autenticidad de los alimentos que faciliten información sobre el fraude alimentario a la Comisión Europea, Codex y otros organismos internacionales.

Fuente: El Sitio Avícola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s