Estudiantes leridanas ganan un premio por sus bolas de cereales ricos en fibra que se disuelven en leche

Un equipo de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria (ETSEA) de la Universitat de Lleida (UdL) ha ganado la primera edición del premio ACTA/CL al desarrollo de nuevos productos alimentarios, con unas bolas de cereales ricos en fibra de una sola ración, que se deshace en la leche.

Las estudiantes han recibido el premio en Palencia, en el primer Congreso Nacional de Jóvenes Investigadores en Ciencia, Ingeniería y Tecnología de los Alimentos (JICITA 2015), organizado por la Asociación de Científicos y Tecnólogos de Alimentos de Castilla y León (ACTA-CL), ha informado este jueves la UdL en un comunicado.

La idea de las estudiantes de la ETSEA, a las que ha dirigido el profesor del Departamento de Tecnología de Alimentos Estanislau Fons, se ha impuesto entre 11 proyectos de todo España.

Un equipo formado por Ariadna Fèlix, Anna Gòdia, Iolanda Nicolau, Montserrat Sas y Rosa Torrelles, estudiantes de cuarto curso del Grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos a la UdL, ha diseñado el producto, bautizado como Truffins, para facilitar a los niños la preparación de su propio desayuno, ya que cada pelota contiene la ración adecuada de nutrientes y energía, y se deshace y dispersa fácilmente en una taza de leche.

La propuesta mejora la formulación de los cereales de almorzar presentes al mercado, puesto que una pelota contiene más fibra y micronutrients que las cantidades otros cereales recomendadas para un almuerzo, además de un menor contenido en sodio.

El proyecto se enmarca en la estrategia NAOS de mejora de la nutrición infantil y prevención de la obesidad, y asocia este producto al fomento de la actividad física desde un enfoque lúdico.

Los once equipos que participaban en el concurso han trabajado en el desarrollo de productos alimenticios nuevos, industrializables y comercializables con innovaciones en la fórmula cualitativa del producto, en su forma de presentación y ocupación, en el perfil nutricional de los mismos y en la utilización de materias primeras autóctonas.

El jurado que ha intervenido en la fase final estaba integrado por representantes de empresas agroalimentarias relevantes en Castilla y León como Grupo Siro, Cascajares, Lácteas Cobreros y Santa Teresa, así como del Instituto Tecnológico Alimentario de Castilla y León y el Parque Científico Universidad de Valladolid.

Fuente: La Vanguardia