Alimentos que “aparentan ser” y polvos suplementarios: la comida del futuro ya está entre nosotros

El futuro ya llegó. Ya existe la comida que no es lo que aparenta, que se saborea como si fuera una clásica empanada cuando en realidad es otra cosa. También sus versiones en polvo o como lo imaginó George Orwell en su libro 1984 en donde describía que la comida se serviría en raciones encapsuladas ante la escasez de alimentos.

Lo que se planteaba como algo lejano, ya no lo es tanto. Los polvos suplementarios que reemplazan la comida cotidiana existen y la imitación de alimentos también.

Huele como una hamburguesa, tiene gusto a hamburguesa y parece una hamburguesa…pero no lo es. La periodista Evelyn M.Rusli del diario The Wall Street Journal fue la primera en probar The Impossible Cheeseburguer, un alimento 100% vegetal con el mismo sabor que la carne picada a la parrilla pero sin un solo ingrediente animal.

La iniciativa surge en California, de la mano de Patrick Brown, médico y profesor de Bioquímica. En su laboratorio The Impossible Food ubicado en la Universidad de Standford, en el corazón de Silicon Valley, el científico preocupado por el consumo de carne roja, explicó que está convencido de que la gente no va a renunciar a su comida favorita, aún sabiendo las consecuencias negativas que puede generar su consumo en exceso.

“Este tipo de propuestas por un lado tiene su parte buena, pero por el otro su parte preocupante. Si uno lo mira desde un punto de vista netamente económico, el mundo busca reemplazo porque en algún momento se van a acabar los alimentos, no alcanza el alimento para poblaciones futuras. Pero en cierta forma es preocupante porque podría llevar a que la gente deje la alimentación y opte por un símil alimentario. Se busca el diseño del alimento perfecto, y estos alimentos serían perfectos si uno ve la dosis justa”, señaló Raúl Sandro Murray, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Nutrición, a Infobae.

En ese mismo sentido resaltó que otro aspecto importante dentro de la alimentación no es solamente nutrirse sino que también tiene un compuesto social importante. “Uno podría justificar que no tiene tiempo, toma un polvo y listo. Pero si uno lo ve de un punto de vista social no es lo ideal”, consideró.

“El ser humano está más atento a lo que se come pero esto no creo que sea la causa para que se haga una hamburguesa de estas características. Sí, hay una revolución de mucha gente que le presta más atención a comer sano, pero no creo que una hamburguesa química sea comer sano. Lo sano es comer productos naturales y es algo difícil por qué prácticamente todos los vegetales son transgénicos y mismo el tema de los animales, el ganado que pastorea es cada vez menor”, resaltó Murray.

La investigación de Brown para lograr producir alimentos tan ricos como los originales no está pensado para quienes luchan por el fin del consumo de animales sino que está diseñado para que los amantes de la carne animal puedan disfrutar de su sabor sin consumirla.

Por eso, si algo no podía faltar en su imitación de la hamburguesa era el aspecto sangriento, característica que logró con una molécula llamada hemo, también presente en la hemoglobina. Su preciado secreto es que lo encontró en las raíces de algunas verduras y legumbres, la clave para avanzar en su ambicioso proyecto que ya cuenta con importantes inversores como el magnate Bill Gates.

¿El objetivo? Encontrar en los supermercados esta hamburguesa en la que trabajan desde hace tres años. Ahora, resta sortear otro obstáculo, el costo de producción es de 20 dólares. Nada accesible en relación a la tradicional.

“No se puede hacer futurismo en esto, habría mucha gente que seguramente optaría en este tipo de alimentación pero no creo que la mayoría. Hay que ver los costos que tiene fabricar eso”, añadió.

Lo cierto es que cada vez hay una tendencia más fuerte de informarse sobre el origen de la comida, sus ingredientes y cómo repercute su consumo en el organismo. En esa misma línea, están quienes optan por el consumo orgánico en busca de alejarse de pesticidas tóxicos y los componentes transgénicos cada vez más presentes en el mundo actual.

También cada vez son más los que se suman al veganismo y eliminan de su dieta todo alimento que tenga algún ingrediente de origen animal. Algunos militantes fervientes que están en contra del maltrato que sufren los animales y otros simplemente en busca de una mejor calidad de vida desde los productos que se ingieren.

Para hacer su menú más variado y completo recurren a propuestas de los más sorprendentes, desde imitar alimentos típicos como empanadas salteñas que en vez de carne están rellenas con soja con un sabor muy similar a las tradicionales hasta nuevos platos como quesos hechos de castañas en vez de su componente lácteo.

Para Murray, si bien hay un movimiento a nivel mundial en el que la gente valoriza más lo sano y hay más conciencia en cuanto a la gran cantidad de enfermedades que podrían evitarse mejorando la alimentación, como por ejemplo, los problemas cardiovasculares; las cifras en Argentina muestran otra realidad.

“Tenemos un muy bajo consumo de vegetales y frutas, casi nulo de legumbres y muy bajo de pescado, no llegamos a 10 kilos por año per capita. Mientras que de pollo, se consumen unos 42 kilos por habitante, de carne 54 kilos y de cerdo 20”.

Las imágenes futuristas de gente alimentándose con pastillas, polvos nutritivos y comida procesada en tubos, no son tan lejanas. Si bien se lo considera una alternativa ante la escasez de alimentos a nivel mundial, hay quienes recurren a este concepto para hacer dieta y mantenerse en forma.

Como el caso PronoKal, un tratamiento médico personalizado de pérdida de peso, basado, en su primera etapa, en la denominada dieta proteinada en donde se administran productos en forma de liofilizado proteico (una técnica de deshidratación por frío) de alto valor biológico (procedente de proteína natural como la del huevo o la leche), además de una rigurosa lista de verduras autorizadas.

Luego de bajar peso, siguen las etapas de reeducación y mantenimiento, en donde se vuelven a incorporar los distintos grupos de alimentos, a la vez que se aprenden nuevos hábitos dietéticos y de estilo de vida.

Lo más novedoso es que en cada familia de productos proteinados se pueden encontrar diferentes texturas, consistencias y sabores, que se ajustan a las preferencias personales y a los hábitos diarios del paciente. Desde tortillas, sopas y crepes, hasta una gran variedad de postres y productos listos para llevar en sobrecitos. Con sólo disolver en agua el producto, ya es suficiente para obtener el resultado previsto.

“La investigación y la innovación nos ofrecen nuevas fórmulas de presentación, en nuestro caso, en forma de liofilizado proteico. La liofilización es una técnica que nos permite ofrecer un producto con la cantidad justa de proteínas, eliminando otros nutrientes que, en la primera etapa de este tratamiento, no son necesarios, como los hidratos de carbono y las grasas”, explicó Gustavo Sojka, director de PronoKal Argentina.

Y destacó: “Los hábitos de consumo de alimentos han venido cambiando notablemente ya hace algunos años. En la búsqueda de conseguir estar más saludable y obtener un peso menos excesivo, la gente busca comer productos y alimentos que tengan características favorables para conseguir esos objetivos”.

En ese sentido, Sojka remarcó que el cambio en la forma de consumo es notable y basta con sólo ver “la cada vez mas asidua visita de la gente a las ferias de productos orgánicos”.

La alimentación tal como se la conoce, está mutando. El avance de la tecnología y la ciencia avanza a pasos agigantados alterando hábitos tan básicos y primitivos como la forma de alimentación. El cambio ya empezó pero todavía falta para saber dónde termina.

Fuente: Infocampo

Los graduados en gastronomía tendrán título de ‘cocina’ o ‘industria alimentaria’

Que la gastronomía está de moda es más que evidente. Y que fruto de este boom por los fogones las universidades han comenzado a poner sus ojos en la cocina es ya un hecho. Si en la Comunidad Valenciana la Universidad Cardenal Herrera CEU ha sido la primera en lanzar este año un título de este tipo, la Universitat de València aspira el próximo curso a convertirse en el primer campus público con un grado oficial.

Pero, ¿qué estudiarán sus alumnos? El grado en Ciencias Gastronómicas está ya en exposición pública, por lo que el documento para la solicitud al Ministerio de Educación de la verificación como título oficial revela cuáles serán las especialidades que podrán cursar los estudiantes.

En concreto, con este grado podrá optarse a dos menciones:director ejecutivo de cocina o director de gestión de la industria alimentaria. Su adscripción a la Facultad de Farmacia, de hecho, busca dotar a la carrera de una visión propia de chef pero también de empresario. Y de ahí que su plan de estudios lo hayan elaborado desde nutricionistas a expertos en tecnología de los alimentos o en economía aplicada.

En la misma línea, la lista de competencias que deberán adquirir los estudiantes es amplia y diversa. Por ejemplo, el citado documento hace referencia al «conocimiento de las medidas higiénicas y preventivas de las principales alteraciones de los alimentos producidos por componentes biológicos y químicos». Pero también se habla de «las técnicas culinarias para optimizar las características organolépticas y nutricionales de los alimentos, con respeto a la gastronomía tradicional y actual».

Además, se estudiarán las «tendencias socioeconómicas en todos los sectores productivos» de la gastronomía, al igual que «las instalaciones, maquinaria, equipo y utensilios para la producción o procesado de alimentos atendiendo al tipo de establecimiento (cocina o industria)».

En paralelo a los conocimientos estrictamente culinarios, las asignaturas abordarán la «fisiología básica animal», la «estructura de la célula y su evolución», la «organización del genoma», el «funcionamiento de los vegetales o los «fundamentos químicos de aplicación en gastronomía». Sin olvidar «factores biopsicosociales que inciden en el comportamiento humano», «aspectos psicológicos sobre la salud y la alimentación del ser humano» o, incluso, «técnicas de comunicación».

Desde un principio la Universitat negó que hubiese que construir instalaciones. El objetivo es que las prácticas se hagan en los restaurantes de afamados cocineros.

Fuente: El Mundo

Ahorrar costes en la industria alimentaria mediante una gestión integral y sostenible del agua

El agua resulta fundamental para la industria alimentaria, tanto como ingrediente esencial en algunos productos alimenticios, como elemento que desarrolla una función importante en muchas fases del procesado como puede ser el lavado, la cocción, la limpieza, etc. Los últimos datos ofrecidos por FIAB reflejan que en España el consumo de agua de la industria agroalimentaria alimentaria se redujo un 33 por ciento en el período 2006-2010, gracias a las medidas implantadas en los últimos tiempos.

Pero el sector de la alimentación y bebidas europeo sigue empleando aproximadamente el 1,8% del consumo total de agua consumida en Europa, por lo que la apuesta por la sostenibilidad se hace cada vez más necesaria para la industria alimentaria. Y es que, los datos sobre consumo varían mucho entre los distintos subsectores, también según el producto/s elaborados, la tecnología de procesado, estacionalidad, etc. Así por ejemplo, una industria láctea,puede consumir 1-11 m3/T de leche recibida; las cerveceras2,5-7,2 hl/hl de cerveza producida; un plan de procesado de productos del mar2,2-4,8 m3/T producto acabado; una conservera de vegetales4-60 m3/T materia primaoun mataderopolivalente 1,0-6,4 m3/T de canal.

Una óptima gestión del agua repercute en el ahorro de gastos como pueden ser la adquisición o captación; el acondicionado para su uso, o los relativos a la depuración e impuestos. Elcoste del agua para una industria alimentariadebe calcularse teniendo en cuenta el coste de abastecimiento(agua subterránea o red); elcoste de acondicionadohasta su uso en proceso (ablandamiento, incremento de la temperatura, etc.); loscostes de inversión y mantenimientode los sistemas de depuración para cumplir con los límites de vertido, y por último, los cánones o tasas de saneamiento.

Permite además reducir el impacto medioambiental. Así, la racionalización de los costes del ciclo del agua, la mejora del balance energético asociado al tratamiento del agua y la adopción de nuevas restricciones en la calidad de los vertidos, son sólo algunos de los retos a los que se enfrenta actualmente la industria de la alimentación y bebidas.

Por otro lado, se afianza la idea entre las empresas del extraordinario valor que tiene la eficiencia hídrica como objetivo empresarial en el marco de las políticas de Responsabilidad Social Empresarial. Esta tendencia se refleja también a nivel internacional entre distintos países, como por ejemplo, el caso británico y su “Water Commitment” a nivel estatal.

La clave: mejorar la gestión del agua en la empresa y ahorrar costes siendo más sostenible.

Conscientes de la importancia de una adecuada formación de los técnicos de las industrias alimentarias responsables en esta área, AINIA centro tecnológico impartirá del 15 de octubre al 30 de diciembre el curso online: Gestión integral del agua en la industria alimentaria, con el objetivo de proporcionar los conocimientos para una gestión integral y eficiente del agua, así como para el tratamiento de las aguas residuales.
El curso, de 60 horas, será impartido por profesionales con una dilatada experiencia en el sector. Entre otros estarán presentes: Pasqual Vall Escala,técnico de desarrollo de negocio en Aqualogy Soluciones Industriales; Javier Bernat Camí, director de la Unidad de Recursos Hídricos Alternativos en el Centro Tecnológico del Agua (CETaqua); PedroLópez Rosagro, product manager de Bioseguridad en Labaqua, y JavierClaros, responsable de proyectos del Departamento de Medio Ambiente, Bioenergía e Higiene Industrial de ainia.

Se ofrecerán los conocimientos necesarios para racionalizar costes, mejorar el balance energético asociado al tratamiento de las aguas residuales, así como de las vías necesarias para adoptar las nuevas restricciones en la calidad de los vertidos. Además, se abordarán las nuevas tecnologías aplicadas al tratamiento del agua, la gestión y el mantenimiento de las instalaciones, la optimización, prevención y control de la legionella y la identificación de opciones de mejora.

Este curso está especialmente dirigido a técnicos de la industria alimentaria, que recibirán un diploma acreditativo. Se enmarca dentro del acuerdo marco sellado en octubre de 2013 entre AINIA centro tecnológico y la Fundación Aqualogy para impulsar la investigación científica y técnica en la gestión del ciclo del agua, así como fomentar la formación. Ambas entidades tiene una amplia experiencia acreditada en la realización de programas formativos en este ámbito.

Fuente: Econoticias

El veto ruso hará perder a la industria alimentaria de la UE 5.000 millones de euros anuales

La industria alimentaria de la Unión Europea podría perder 5.000 millones de euros (unos 6.600 millones de dólares) anuales por el veto ruso, apunta un informe de la propia UE. Las restricciones temporales a las importaciones de ciertos alimentos aplicadas por Rusia en respuesta a las sanciones impuestas por Occidente podrían suponer para la industria alimentaria del bloque comunitario unas pérdidas de 5.000 millones de euros al año, indica un documento interno de la UE al que tuvo acceso la agencia Reuters.

El informe, que fue presentado a los comisarios europeos en Bruselas, muestra que las exportaciones totales de alimentos de la UE a Rusia tenían un valor de 11.800 millones de euros (unos 15.500 millones de dólares) en 2013, mientras que los productos que abarca la sanción rusa representaban 5.100 millones de euros (unos 6.600 millones de dólares).

El pasado 6 de agosto, Rusia prohibió la importación de productos alimentarios como la carne de res, cerdo, aves, queso y leche provenientes de la UE, EE.UU., Australia, Canadá y Noruega en respuesta a las sanciones impuestas por Occidente.

Rusia es el segundo mayor mercado de exportación para los agricultores comunitarios y las frutas, las verduras, los productos lácteos y la carne representan casi la mitad de las exportaciones alimentarias del bloque a Rusia.

Alemania, Polonia y los Países Bajos son los tres países más afectados por el embargo. Estas y otras naciones ya sienten el impacto del veto. Por eso, la Comisión Europea, el Ejecutivo de la UE, está buscando maneras de compensar a los agricultores y ganaderos o encontrar nuevos mercados para los alimentos.

Fuente: Negocios

La industria alimentaria vive su año más agitado desde que empezó la crisis

La llegada del verano y las vacaciones no ha dejado tranquilo el mercado de la alimentación y la restauración. El pasado sábado se hizo pública la venta de la cadena de restaurantes Zena tras unas negociaciones que se alargaron durante muchos meses. Ayer mismo, se conoció la creación de un gran grupo de cafeterías en España con la unión de Café&Té y Panaria. Estos movimientos se unen a los numerosos que se han producido en lo que va de año en España.

Los fondos de capital riesgo y los inversores internacionales han sido los que han protagonizado muchos de estos movimientos que han afectado a los supermercados, la alimentación y la restauración.

Supermercados

Uno de los movimientos en este sector en España fue la anunciada adquisición del grupo El Árbol por parte de la cadena de supermercados Día a comienzos del pasado julio. La compra, a la espera del visto bueno de las autoridades de la competencia, se espera que se haga efectiva a finales de año. La compañía explica esta operación como una forma de acceder a nuevas zonas geográficas donde El Árbol estaba representado y aprovechar las sinergias en el mercado de los productos perecederos.

Por otro lado, Mercadona, una de las principales compañías del sector en España, anunció el pasado mes la entrada en Euskadi, única comunidad autónoma en la que, hasta el momento, no tenía presencia. Antes de final de 2014, la compañía dirigida por Juan Roig abrirá sus tres primeras tiendas en la comunidad autónoma.

En este mismo mercado, ha entrado un nuevo actor en los últimos meses. Se trata de los supermercados británicos low cost, Dealz, propiedad del grupo Poundland, dirigido por el fondo de capital riesgo Warburg Pincus. Abrió en julio su primer local en Torremolinos (Málaga) y espera seguir expandiéndose en el futuro. Es la primera tienda abierta en la Europa continental, antes solo se encontraba en Irlanda y Reino Unido.

También en el mercado low cost se ha comenzado a instalar en España Costco, uno de los principales comercios minoristas en EE UU. Por el momento ha abierto en Sevilla, pero se espera que llegue a otras ciudades como Madrid. Su modelo recuerda a Makro.

Alimentación

El mercado de la alimentación también ha visto cómo algunas empresas importantes han sido compradas o han cambiado su composición. En el apartado de compras, una de las más importantes ha sido la entrada del fondo de capital riesgo CVC en el accionariado de Deoleo a través de la participación de Bankia, entre otros, con la intención de acabar haciéndose con el 100% empresa. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) anunció el pasado 25 de julio la admisión a trámite de la opa planteada por la filial del fondo, OLE Investments. El fondo de capital riesgo cifró en 439 millones el valor de la empresa aceitera, a 0,38 euros por acción.

Con estos cambios en el accionariado, la empresa productora de Carbonell, así como otras marcas en otros países, ha cambiado su dirección, y prevé una “reestructuración financiera” y avanzar en el proceso de “internacionalización e innovación”.

Los capitales extranjeros también se han hecho este año con otra compañía española, Campofrío, que tras meses de negociaciones pasó a manos de la mexicana Sigma y la china WH Group Limited, anteriormente Shuanghui, que se hicieron con el 80,93% de las acciones de la cárnica. En total, se vendieron 13,4 millones de participaciones a un precio de 6,90 euros cada una.

A pesar del cambio de dueño, la compañía afirma no haber modificado su modelo de producción ni su dirección. Hasta 2015 “se mantiene la estrategia” de la empresa.

También Osborne recibió una inversión desde el extranjero. En concreto, la china Fosun se hizo con el 20% de la compañía tras una ampliación de capital. La familia propietaria sigue controlando el 80%. Con esta operación, según informó en su día la empresa, Osborne pretende ampliar su presencia en el país asiático gracias a un socio local.

Diferentes fueron los cambios emprendidos por Nutrexpa. La productora de Cola-Cao o Cuétara, entre otras marcas, anunció en junio la división de la compañía en dos empresas distintas. En concreto, una se encargará de la sección de cacaos (la ya mencionada Cola-Cao, Nocilla o Paladín) en las dos plantas que hay en España y una en China. La segunda, centrada en las galletas con marcas como Artiach o Phoskitos, se quedará con las seis fábricas en España y una en Portugal.

La división, que se hará efectiva a partir del 1 de enero de 2014, dejará a la familia Ferrero (poseedora del 50% de Nutrexpa) al mando de los cacaos y la otra familia propietaria, Ventura, se quedará con las galletas. Según la compañía, se busca la especialización de cada división.

Restauración

Los últimos días también han dejado operaciones importantes en el sector de la restauración. La más importante, tras meses de negociaciones y ofertas, ha sido la adquisición de Zena por parte de la mexicana Alsea y el fondo de capital riesgo español Alia, por 270 millones de euros. La empresa, hasta ahora propiedad de CVC, posee La Vaca Argentina, Cañas y Tapas, Burger King o Fosters Hollywood entre otros en España. De esta forma, CVC desinvierte tras 13 años en el sector de los restaurantes y las franquicias de comida rápida. Había adquirido el grupo por 93 millones de euros en 2001.

Los fondos de capital riesgo, los protagonistas

En las principales operaciones del sector han participado activamente fondos de capital riesgo, tanto por sus inversiones como sus desinversiones.

El fondo que más movimiento ha tenido ha sido CVC. El anuncio de la OPA sobre la totalidad de Deoleo coincidió en fechas con su desinversión en Zena, en la que llevaba 13 años, un periodo muy largo para tratarse de un fondo de este tipo. Según fuentes de la compañía, ambas operaciones no están ligadas y son independientes.

Parte de la cadena de restauración ha sido adquirida por otro fondo de capital riesgo, Alia Capital Partners, que divide sus inversiones entre España y México. Aquí ha participado en grupos como Navidul, Revilla o Famosa, pero esta ha sido su primera inversión en cadenas de restaurantes.

Otros dos fondos de capital riesgo HIG y 3i, han protagonizado la creación de un gran grupo de cafeterías. El primero, aglutinando las dos principales compañías, Café&Té y Panalia, y el segundo, desinvirtiendo en el sector.

Por último, la nueva cadena de supermercados Dealz, es propiedad de otro fondo de capital riesgo, en este caso del Reino Unido, Warburg Pincus.

Fuente: Cinco Días