Nuevos envases activos biodegradables para productos grasos a partir de subproductos agroindustriales

El grupo de investigación BIOMAT, de la Universidad del País Vasco, ha desarrollado un envase biodegradable monocapa para productos grasos, tanto líquidos como sólidos, a partir de subproductos agroindustriales. Se trata concretamente de un envase activo con agentes antioxidantes naturales para quesos extragrasos, grasos o semigrasos y quesos en porciones. Este envase prolonga la duración del producto en buenas condiciones, muy importante no sólo para la calidad del producto, sino también para reducir la cantidad de alimentos desechados sin consumir.

El aumento de la presencia del plástico en nuestra vida es una tendencia imparable, debido a la versatilidad de este material. Por tanto, la innovación en la industria del envase se ha centrado en el desarrollo de nuevos materiales más sostenibles, con propiedades mejoradas, económicamente viables y que cumplan con las funciones requeridas de contener, proteger y conservar, informar al consumidor y facilitar la distribución del producto.

Los envases tradicionales protegen el producto y, además, son baratos y duraderos. Sin embargo, su durabilidad supone un serio problema para el medio ambiente, por lo que se está trabajando en el desarrollo de materiales sostenibles que cumplan las funciones requeridas a los envases.

BIOPLÁSTICOS
Una de las estrategias medioambientales por las que se está apostando es el uso de materiales obtenidos a partir de materias primas procedentes de fuentes renovables que, una vez finalizado su ciclo de vida, tengan la capacidad de biodegradarse. Actualmente, estos materiales sólo representan un 1% de la producción mundial, según datos de European Bioplastics, pero a corto plazo se espera un aumento de este segmento de mercado, que podría cuadruplicarse para el 2017.

En el 2013, la producción mundial de bioplásticos fue de 1,6 millones de toneladas, y se espera que alcance los 6,2 millones en 2017, según el Institute for Bioplastics and Biocomposites. Dentro de este campo de investigación, el grupo BIOMAT está llevando a cabo varios proyectos con aplicación en envases alimentarios y en otros sectores tales como el farmacéutico, la electrónica o el transporte.

Así, el desarrollo de un nuevo envase biodegradable/compostable para productos grasos, tanto líquidos como sólidos, a partir de subproductos agroindustriales, contribuye al consumo sostenible de materias primas y a la valorización de residuos. El envase es trasparente y, al mismo tiempo, una excelente barrera contra la luz ultravioleta y diversos gases (oxígeno…). Por lo general, se utilizan laminados multicapa como barrera contra los gases; sin embargo, el producto desarrollado por el grupo BIOMAT es monocapa, lo que reduce considerablemente su coste. Además, puede sellarse térmicamente y es imprimible.

Este nuevo envase, que actúa de barrera entre el alimento y el exterior, pasa de ser mero contenedor (envases pasivos) a desempeñar un papel activo en el mantenimiento –e incluso en la mejora– de la calidad del alimento. El envase activo tiene como función principal prolongar la vida útil del alimento envasado mediante el control de los fenómenos de permeación, utilizando materiales barrera, reteniendo las sustancias nocivas o incorporando sustancias beneficiosas para el alimento envasado.

Fuente: Residuos Profesional