Consejos para prevenir toxi-infecciones alimentarias

Con la llegada del verano y las altas temperaturas, nuestros hábitos alimenticios se modifican y por lo tanto es necesario extremar las medidas higiénicas y de manipulación de los alimentos. El Colegio Oficial de Veterinarios en su constante preocupación por salvaguardar la salud pública de los consumidores realiza, en las distintas Administraciones Públicas, a través de sus colegiados, el control oficial de alimentos.

Por ello en este caso, el Colegio Oficial de Veterinarios quiere dar a conocer algunas reglas fundamentales que faciliten la prevención de las toxi-infecciones alimentarias.

Entre otras muchas, podemos observar 10 reglas básicas:

1º Es necesario saber que la mayoría de las bacterias o gérmenes que contaminan los alimentos tienen una temperatura optima de crecimiento que oscilan entre 20ºC y 37ºC. Por lo tanto, enfriar los alimentos cocinados rápidamente, para que estas temperaturas se mantengan el menor tiempo posible en el alimento, nos puede evitar una contaminación alimentaria. Todos los alimentos cocinados deben de introducirse en los frigoríficos y/o congeladores a la mayor brevedad posible o mantenerse por encima de los 65º hasta su consumo.

2º Respecto a los alimentos crudos, deben de lavarse siempre antes de ser consumidos e incluso añadir un desinfectante alimentario en el agua durante al menos cinco minutos. Igual que los alimentos cocinados, no deben de permanecer a temperatura ambiente una vez que los hayamos manipulado y desinfectado.

3º En cuanto a las carnes frescas tenemos que tener en cuenta que durante el transporte a nuestros domicilios aumentará la temperatura a la que están conservadas en la carnicería. Esto supone una ruptura de la cadena de frío y por lo tanto los gérmenes comenzarán su crecimiento conforme aumente la temperatura. Existen dos formas de combatir este inconveniente, uno refrigerando y/o congelando a la mayor brevedad posible y/o sometiendo a la carne durante su cocinado a altas temperaturas, bien sea durante la cocción o el asado. Un aumento de temperatura superior a 40ºC diminuye considerablemente el riesgo de infecciones alimentarias. Para ello debemos de constatar que la temperatura ha llegado al centro de la pieza de carne que estamos cocinando. Esto se constata observando el cambio de color de la carne en el centro de la misma.

4º Respecto al pescado fresco, y al objeto de prevenir las infecciones parasitarias tendremos la precaución de congelar durante al menos durante 24 horas y a temperatura inferior a -20ºC aquellas especies de pescado que se consumen crudas o con algún tratamiento que no incluya el calor. En el caso de que el pescado se consuma cocinado, observaremos la misma precaución que para la carne. El calor del cocinado tiene que llegar al centro o zona más interna del pescado que estemos cocinando.

5º Igualmente los huevos y ovoproductos no deben consumirse en ningún caso crudos. Existen diferentes tipos de ovoproductos (mayonesas, salsas, etc..) en los establecimientos alimentarios que han sido sometidos a tratamientos de pasteurización y/o similares y que nos aseguran la posibilidad de consumirlos en crudo. Las ensaladillas y similares deben de elaborarse siempre con ovoproductos que hayan sido tratados previamente por calor.

6º Evitaremos en todos los casos que los productos elaborados a base de leche, yogurt y similares se mantengan a temperatura ambiente, incluso cuando hayan recibido un tratamiento previo que asegura su inocuidad (leche de cartón, yogur etc.) . Por tanto las salsas, y ensaladas que lleven componentes lácteos en su elaboración deben de refrigerarse lo antes posible.

7º Para lavar todos los alimentos utilizaremos en todos los casos agua potable o que haya sido tratada y sea apta para el consumo humano. Todos los alimentos deben de lavarse antes de comenzar su manipulación.

8º Al adquirir los alimentos en el supermercado debemos comprobar los etiquetados y mirar las fechas de consumo y condiciones de utilización.

9º Las superficies de contacto con los alimentos (tablas de corte, encimeras etc.) deben de mantenerse lo más limpias posible al igual que los utensilios de corte y de manipulación. En ningún caso debe de mezclarse la manipulación de distintos tipos de alimentos en las mismas superficies. Dicho de otro modo, una vez usemos la tabla de corte con un alimento determinado, la lavaremos escrupulosamente antes de comenzar el corte de otro tipo de alimentos. Esto evitará contaminaciones cruzadas entre los distintos productos.

10º Y por último todos los alimentos que almacenemos en nuestros frigoríficos deben de estar cerrados herméticamente de forma que los flujos de aire que se generan en su interior no sean un vehículo de contaminación de un alimento a otro.

Fuente: El Ideal de Granada
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s