Aerosoles genéticos, ¿una alternativa al desarrollo de los alimentos transgénicos?

La compañía biotecnológica Monsanto está trabajando en una alternativa al desarrollo de los alimentos transgénicos, se trata de una tecnología denominada BioDirect, desarrolla una especie de aerosoles genéticos basados en la interferencia por ARN, proceso por el que se produce un silenciamiento génico utilizando moléculas de ARN (ácido ribonucleico). El proceso de interferencia del ARN fue descubierto por Andrew Fire y Craig Mello en 1998, por lo que fueron galardonados en el año 2006 con el Premio Nobel, el proceso puso en marcha una línea de fármacos que bloquean los genes causantes de distintas enfermedades.

Pues bien, la nueva tecnología BioDirect que presenta Monsanto como una alternativa al desarrollo de alimentos modificados genéticamente, se basa en el mencionado proceso y tiene múltiples aplicaciones, basta con rociar las plantas que se pretenden proteger de la acción de los insectos y acabar con el 99% de la plaga. Pero también se puede utilizar con las malas hierbas, al rociarlas con el aerosol se bloquean determinados genes que provocan la muerte de estas plantas. En los denominados aerosoles genéticos también están trabajando otras grandes compañías biotecnológicas como Syngenta o Bayer, aseguran que son muchos los beneficios, ya que esta tecnología ofrece el control genético sin tener que modificar el genoma de una planta, es decir, ya no sería necesario crear cultivos transgénicos.

Monsanto ha llevado a cabo varias investigaciones en este campo, ha probado el nuevo aerosol con el escarabajo de la patata y los resultados han sido positivos, prácticamente se ha acabado con la plaga protegiendo a las plantas tradicionales de la patata. Los aerosoles genéticos podrían eludir una gran parte de la controversia que gira en torno a los alimentos transgénicos, recordemos que cada vez son más los consumidores que no quieren saber nada de ellos. Estos nuevos aerosoles tienen la capacidad de actuar rápidamente y de forma selectiva contra las plantas indeseables (malezas), plagas de insectos o virus y bacterias que atacan a los cultivos, para algunos expertos resulta mucho más eficaz el desarrollo de estas nuevas tecnologías que el desarrollo de nuevos alimentos modificados genéticamente.

Los efectos de la silenciación de los genes de RNA de interferencia duran unos pocos días o semanas, dependiendo del tipo, se habla incluso de poder proteger una cosecha de una sequía con un aerosol, es decir, que podría proteger a las plantas de la falta de agua, además se asegura que no afectaría al rendimiento de la planta. A través de la página oficial de Monsanto podemos conocer más detalles sobre estas denominadas soluciones sostenibles para la agricultura de la tecnología BioDirect, la compañía explica que es el resultado de su compromiso para ofrecer una amplia gama de soluciones para intentar ayudar a alimentar al planeta.

Monsanto explica que esta nueva tecnología aprovecha los procesos naturales para desarrollar productos con un gran potencial para la protección de los cultivos, que prácticamente se ha empezado a explorar y trabajar en esta nueva línea de productos y cree que brindará a los agricultores una amplia gama de aplicaciones que permitirán hacer frente a los cuatro retos a los que los agricultores se enfrentan en la actualidad, en todos los casos los proyectos se encuentran en las primeras etapas del proceso de investigación y desarrollo, BioDirect Control de Insectos, Biodirect Salud de Abejas, BioDirect Control de Virus y BioDirect Control de Malezas.
La compañía comenta que ha aprovechado la experiencia que tiene en el campo de la genómica para el desarrollo de la nuevatecnología BioDirect, utiliza moléculas que se encuentran de forma natural en la naturaleza para desarrollar la protección de los cultivos. ¿Por qué la compañía se sumerge en el desarrollo de productos biológicos agrícolas? Asegura que está comprometida con el apoyo a los agricultores y la demanda de los consumidores de llevar a cabo prácticas agrícolas sostenibles, esto representa un giro de 180º sobre lo que hasta hace poco declaraba sobre los alimentos modificados genéticamente. Recordemos que Monsanto también está trabajando desde hace algún tiempo en el desarrollo de alimentos no transgénicos, mejorados genéticamente utilizando material genético de la misma especie, como por ejemplo brócoli, cuyo contenido en antioxidantes es hasta tres veces mayor que el del brócoli tradicional, o melones de invierno con un 30% más de dulzor, de todo ello hablábamosaquí.

Hablando sobre esta nueva tecnología, un campo de naranjos puede ser invadido por una plaga de insectos que transmite una enfermedad, los agricultores en teoría simplemente deberían pulverizar sobre el cultivo el nuevo aerosol y esperar a que la situación estuviera bajo control, no serán necesarios arboles modificados genéticamente, ni el uso de pesticidas, lo que muestra las ventajas que tiene con respecto a la modificación genética.

Los aerosoles contienen moléculas que se degradan rápidamente (en días o semanas), según Monsanto no existe ningún riesgo para los seres humanos y el consumo de este tipo de moléculas no es más tóxico que beber un simple vaso de zumo, argumenta que los seres humanos consumen ARN cada vez que comen, por lo que no supone ninguna amenaza. Hay que decir que lo mismo decían de los cultivos modificados genéticamente que tanto rechazo están recibiendo, ¿ocurrirá lo mismo con los aerosoles genéticos? Queda mucho por investigar y esperemos que Monsanto y el resto de empresas biotecnológicas no cometan los mismos errores que han cometido con los transgénicos, es necesario que se ofrezca transparencia, que se permita conocer todo el desarrollo de estos productos, que se realicen estudios a largo plazo y a ser posible por investigadores independientes, ya veremos si es así.

Algo que asusta es la rapidez, Monsanto asegura que esta tecnología no tiene nada que ver con el desarrollo de alimentos modificados genéticamente, cree que no tendrá los problemas de la oposición pública ni con la legislación y tampoco sufrirá la lentitud con la que se desarrolla un alimento modificado genéticamente. De momento la tecnología BioDirect no convence a todo el mundo, primero habrá que demostrar de forma transparente que es eficaz y que no afectará al medio ambiente o la salud humana, si es así, su aplicación comercial será menos controvertida que la de los alimentos modificados genéticamente. Según leemos aquí, Monsanto está empleando muchos recursos en el desarrollo y control en el uso de los aerosoles genéticos contra plagas, malas hierbas y enfermedades, la compañía debe estar muy segura de que su producto será más aceptado.

Esto es sólo una breve introducción sobre un producto que podría sustituir a los alimentos modificados genéticamente, seguramente no tardaremos mucho en conocer nuevos detalles sobre la tecnología BioDirect y sobre el cambio que puede suponer para la agricultura mundial.

Fuente: Gastronomía & CÍA
Anuncios