Envases que avisan cuando un alimento está contaminado

Investigadores de la Universidad McMaster (Canadá) han desarrollado un nuevo método para imprimir biosensores de papel, que pueden simplificar el diagnóstico de muchas infecciones bacterianas y respiratorias. Gracias a este sistema, se podrían desarrollar envases que podrían incluir avisos de texto cuando los alimentos estén contaminados con patógenos mortales como E. coli y Salmonella. Asimismo, los pacientes podrían recibir diagnósticos en tiempo real de infecciones tales como C. difficile en la consulta de su médico, ahorrando tiempo y viajes al laboratorio.

(leer más)

Fuente: Revista Alimentaria

Los consumidores prefieren los envases de papel para la alimentación, según una encuesta internacional

Los consumidores prefieren utilizar envases fabricados con papel a la hora de comprar productos de alimentación y frescos, según una encuesta internacional que recoge la opinión de ciudadanos de siete países europeos.

De los 7.086 encuestados por YouGov, 4.857 indicaron que se fijaban en el tipo de envase en el que se almacenan los alimentos y se colocan en los lineales. El sondeo daba a elegir entre envases fabricados con papel o con plástico: de estos 4.857 consumidores, el 68% prefirió los envases producidos con papel, frente al 32% que optaba por los de plástico.

Se preguntó a estas mismas personas en qué medida se vería afectada su intención de compra en alimentación, y especialmente en frescos, en igualdad de precio y calidad, en una tienda que utilizara envases papeleros comparada con otra que utilizara envases de plástico. Entre los encuestados, el 41% respondió que su intención de compra no se vería afectada. Si bien, entre la mayoría restante de consumidores, el 85% indicó que se decantarían por los productos envasados y expuestos en envases hechos de papel.

El estudio se llevó a cabo en Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Polonia y España. Los resultados son muy similares a los del estudio desarrollado el año pasado en Reino Unido(*) donde, de los 1.114 consumidores que respondieron que el tipo de envase influía en sus decisiones de compra, el 93% señaló que se decantarían por adquirir productos en envases de papel frente a los de plástico.

La secretaria general de la Federación Europea de Fabricantes de Cartón Ondulado (FEFCO),Angelika Christ, cita la encuesta como una prueba más de que el embalaje de cartón ondulado está cumpliendo con las exigencias modernas de los consumidores y minoristas europeos por sus características para envasar los productos frescos de manera adecuada, atractiva y sostenible. “Los resultados muestran que el papel y el cartón ondulado siguen siendo los dos materiales más populares de envasado en la mayoría de países de Europa.

Conclusión: los consumidores están significativamente más predispuestos a comprar alimentos, en especial frutas y verduras, si están expuestos en embalajes de papel antes que en embalajes de plástico”. Ignacio Carro, secretario general de AFCO, recalca que la apuesta de los consumidores por embalajes sostenibles en la cadena de suministro es firme. “El futuro es de os embalajes renovables, biodegradables y reciclables, como el cartón ondulado”, asegura. Fuente: AFCO

AFCO (AFCO, la Asociación Española de Fabricantes de Envases y Embalajes de Cartón Ondulado), es una entidad sectorial que se creó en 1977 con la finalidad de fomentar la utilización del cartón ondulado en el transporte y embalaje de productos, promover el conocimiento del sector a través de la elaboración de estudios y brindar servicios de interés para sus asociados. En la actualidad, AFCO dispone de una base social en torno a los 180 miembros, contando socios y simpatizantes, entre los que se encuentran fabricantes de cartón ondulado y de cajas, que proveen a envasadores de todos los sectores industriales y agrícolas.

Los miembros de la asociación representan el porcentaje mayoritario de la producción total en España. FEFCO (Federación Europea de Fabricantes de Cartón Ondulado) se creó en 1952 y representa los intereses de los fabricantes europeos de cartón ondulado. Con sede en Bruselas, FEFCO cuenta con 20 miembros activos, todos ellos organizaciones nacionales europeas de envases de cartón ondulado. La misión de la Federación es investigar asuntos económicos, financieros, técnicos y de marketing de interés para la industria de los envases de cartón ondulado; analizar los factores que podrían influenciar al sector y promocionar y desarrollar su imagen.

Los datos son propiedad de YouGov Plc. La encuesta analizó una muestra total de 7.086 adultos de 7 países, de los cuales 1.012 eran de Alemana, 1.021 de Francia, 1.011 de Italia, 1.011 de Países Bajos, 1.014 de España, 1.008 de Polonia y 1.009 de Bélgica. El trabajo de campo se desarrolló entre el 23 de enero y el 5 de febrero de 2015. La encuesta se realizó online. Los datos han sido contrastados y representan a la población adulta de cada país (mayores de 18 años).

Fuente: Agrodigital

 

Las 3 tecnologías más innovadoras de 2014 en la conservación de alimentos

La pasteurización mediante microondas para la conservación de alimentos congelados o refrigerados; las altas presiones y plasma de microondas como técnicas de conservación de platos preparados, productos lácteos, frutas y hortalizas y marisco; y los campos eléctricos pulsados (PEF) y aplicación de CO2 a alta presión para la conservación de hierbas y especias son algunas de las tecnologías que han creado tendencia en innovación para la conservación de alimentos en 2014.
La creciente demanda de los consumidores por productos seguros, mínimamente procesados y que conserven el sabor y aroma hace que la industria alimentaria se plantee la adopción de nuevas técnicas de conservación para dar una adecuada respuesta. En este sentido se están produciendo importantes avances en las tecnologías de conservación de alimentos y en concreto en las de tratamiento térmico. Aquí hacemos un balance de las tecnologías más innovadoras que han creado tendencia en la conservación de alimentos en 2014.
Sistema de pasteurización mediante microondas para la conservación de alimentos congelados o refrigerados

El proceso de pasteurización mediante microondas mejora significativamente la pasteurización térmica tradicional, ofreciendo a la industria de la alimentación un medio más eficiente de hacer seguros los alimentos conservando el atractivo para el consumidor.

Este proceso permite controlar los microorganismos patógenos y los virus y ofrecer productos de alta calidad. El proceso también permite que los alimentos tradicionalmente congelados puedan ser refrigerados en lugar de congelados, resultando en un ahorro significativo de costes energéticos, tanto para los minoristas como para los consumidores.

Altas presiones y plasma de microondas como técnicas de conservación de platos preparados, productos lácteos, frutas y hortalizas y marisco
La tecnología de altas presiones (presiones hasta 600 MPa durante unos pocos minutos) ataca a las bacterias patógenas, como la Salmonella o la Listeria monocytogenes. Esta técnica evita el uso de productos químicos o aditivos sintéticos, mantiene los niveles de vitaminas y alarga la vida útil de los productos como los platos preparados, productos lácteos, frutas y hortalizas y marisco

La esterilización por plasma de microondas; combinando los efectos esterilizadores de los rayos UV con los radicales oxidantes producidos por el plasma obtienen una mayor eficiencia en la inactivación de microoganismos patógenos.
Campos eléctricos pulsados (PEF) y aplicación de CO2 a alta presión para la conservación de hierbas y especias

Se están investigando tecnologías no térmicas que tienen capacidades antimicrobianas cuando se aplican solas o en combinación con otras, como son los campos eléctricos pulsados (PEF) y la aplicación de CO2 a alta presión (HPCD).

Estas tecnologías son dos de los métodos de procesado no térmico más prometedores. Han ganado un creciente interés en las últimas dos décadas, ya que pueden proporcionar la pasteurización en frío de alimentos líquidos con un mínimo impacto en las propiedades nutricionales y organolépticas del alimento.

Sin duda, la tendencia es clara en la búsqueda de procesos de conservación de alimentos más suaves que consigan mantener las propiedades sensoriales de los mismos. Tecnologías alternativas menos agresivas pero igual de efectivas que las convencionales en cuando a la inactivación microbiana.

Fuente: Interempresas

Más de 250 expertos y grandes multinacionales presentarán en MeetingPack 2015 los envases del futuro

El sector del envase plástico alimentario volverá a tener su mirada puesta sobre Valencia los próximos días 25 y 26 de febrero de 2015, cuando se celebrará la segunda edición de MeetingPack. Más de 250 expertos y las grandes multinacionales del sector presentarán sus últimos desarrollos dirigidos a alargar la vida útil de los alimentos, alograr sistemas de envasado más eficientes y productos medioambientalmente sostenibles. Grandes grupos de alimentación como Nestlé, Unilever, Nutreco, Dulcesol, Grupo IAN, Pescanova, Grupo Siro, Grupo Deoleo y Grupo Matarromera, entre otros, ya han confirmado su asistencia a este evento.

Y los grandes fabricantes de envases, materiales y sistemas de envasado, entre otros grupos como Nippon Gohsei, Kortec, EDV Packaging, BASF, Mitsubishi, Sun Chemical, Mocon, Sealpac–Emosa, Multivac, Hiperbaric, Macro Engineering, Milliken, KHS, Flexible Packaging Europe (FPE), Toray Films, EVAL y UBE, han hecho de MeetingPack su primera cita para presentar a nivel mundial sus novedades en envase alimentario para 2015, abriendo así el mercado anual de la innovación.

MeetingPack se configura así como el único evento mundial capaz de reunir a toda la cadena de valor del envase alimentario, convirtiéndose en el espacio de networking más potente de Europa.

Novedades que veremos en MeetingPack

Una de estas innovaciones es la tecnología de co-inyección multicapa desarrollada por Kortec. Gracias a ella se hace posible la producción de envases cilíndricos transparentes de PP que sustituyen a las tradicionales latas de conserva para el envasado de alimentos de larga duración. Bautizados como Klear Can, estos envases aportan todas las ventajas del plástico como es la ligereza, la transparencia, la libertad de diseño e incluso la posibilidad de ser calentados hasta 130ºC en microondas. Se trata de un envase libre de BPA formado por tres capas que además puede ser coloreado y etiquetado en molde, y apilable durante su transporte y su uso doméstico.

La multinacional Sealpac también ha confirmado su asistencia a MeetingPack donde presentará EasyLid, un exclusivo sistema de envasado que en el mismo proceso de sellado combina dos funciones: la de cierre hermético y tapado. Este envase es especialmente útil en productos que una vez abiertos no se consumen totalmente como patés, ensaladas, tentempiés o confitería, ya que permite su apertura y cierre en repetidas ocasiones sin requerir de una tapa adicional en la que se emplee material extra ni que añada peso al envase o que encarezca su coste.

La multinacional Nestlé va a presentar su innovador sistema de cápsulas para leches infantiles para bebés de 0 a 36 meses, entre otros sistemas para café o té. En estos sistemas, las propiedades del material empleado permiten mantener el contenido de la cápsula intacto, sin que se seque, humedezca u oxide el producto que contiene. Da respuesta así a la demanda del consumidor de productos de calidad, conveniencia y prácticos.

Fuente: RETEMA

Envasado sostenible de alimentos

Buena parte de la comida que compramos hoy está envasada y la mayoría de los envases están fabricados a partir de productos petroquímicos. Por ello, no son biodegradables.

Para buscar una solución a este problema, varios centros de investigación, universidades y empresas, como la francesa Leygatech, participan en el proyecto europeo Succipack. Su objetivo es diseñar nuevos bioplásticos.

Leygatech fabrica ya hoy envases con material biodegradable.

El proceso de fabricación comienza con el vertido en una enorme máquina de gránulos procedentes de remolacha, maíz y trigo.

Estos gránulos se convierten después en una enorme burbuja que una vez enfriada esta lista para servir como material de fabricación de envases.

Christophe Cotillon es uno de los responsables del proyecto Succipack.

“La ventaja de estos nuevos envases es que son biodegradables y esto es muy importante porque, poco a poco, irán remplazando a los fabricados a partir de productos petroquímicos. Productos que poco a poco irán desapareciendo y que necesitamos remplazar. Las empresas podrán seguir utilizando las mismas máquinas, no tendrán que comprar unas nuevas, también podrán seguir utilizando la misma tecnología”, explica.

En un laboratorio, el nuevo material está siendo sometido a una prueba de resistencia.

“Hoy estamos realizando una prueba de resistencia con este material dejando caer sobre él un gran peso. También estamos probando otro producto destinado a la fabricación de envases de aceite de oliva. El aceite podría conservarse durante un año en este envase”, asegura Marion Monchalin, de Leygatech.

El objetivo de Succipack no es solo diseñar nuevos materiales biodegradables sino también intentar reducir su tamaño. Los científicos que participan en este proyecto esperan que, en un futuro no muy lejano, todos los envases sean biodegradables.

Fuente: Eurononews

Los seis grandes desafíos mundiales para mejorar los envases de alimentos se plantearán en Valencia

MeetingPack 2015, del 25 al 26 de febrero, organizado por Ainia y Aimplas, reunirá a más de 300 expertos internacionales del sector del envase procedentes de Europa, América Latina, Asia y EE UU. Los retos principales del sector de la alimentación se abordarán mediante ponencias, así como el desarrollo de innovaciones en tecnologías del envase. MeetingPack 2014 tendrá lugar en las instalaciones de la Escuela de Negocios de la Cámara de Comercio de Valencia ubicada en el Parque Tecnológico Benjamín Franklin de Paterna (Valencia).

Ampliar la información. Interempresas.net

Desarrollan un sistema de inspección avanzado para la seguridad alimentaria

El centro tecnológico Ainia desarrolla tres prototipos de sistemas de inspección avanzada basados en las últimas tecnologías en imagen química, térmica e infrarroja para supervisar la producción y el envasado de alimentos. El proyecto Foodscan, que cuenta con el respaldo del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) y está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), trabaja en un sistema de imagen térmica para los procesos de envasado, y en un sistema de visión infrarroja para detectar materias extrañas en los alimentos antes de envasarlos.
Mediante la imagen química se obtiene un mapa de la composición del producto que se está procesando en tiempo real a través de la visión espectral por la que, gracias a un sensor, se logra la huella espectral infrarroja del alimento, informó ayer el centro tecnológico en un comunicado.

Esa huella permite identificar la composición química de cada producto, a diferencia de los métodos de inspección convencionales que solo permiten evaluar características relacionadas con el color y la forma. Con esta tecnología se podrá realizar un control automático del cien por cien de la composición de cada alimento durante el proceso de producción, como medir la cantidad de grasa en productos cárnicos o la humedad en productos de panadería y bollería industrial.
Otra de las tecnologías con las que se va a experimentar consiste en la utilización de sistemas de visión infrarroja mediante cámaras de alta sensibilidad y fuentes de luz de alta intensidad para captar cualquier materia extraña que pueden encontrarse en el interior de productos alimentarios envasados o no, como es el caso de elaborados cárnicos, confituras y mermeladas o preparados de cuarta gama.
Obtener una imagen de la distribución de la temperatura de los envases de materiales plásticos permite detectar los fallos que se puedan producir durante el proceso de formado, llenado o cierre.

Ese es el objetivo del prototipo basado en un sistema de termografía, para que pueda ser instalado a la salida de cualquier envasadora de alimentos de bandeja o paquetes, según las citadas fuentes.

Fuente: La Verdad

Nuevos envases activos biodegradables para productos grasos a partir de subproductos agroindustriales

El grupo de investigación BIOMAT, de la Universidad del País Vasco, ha desarrollado un envase biodegradable monocapa para productos grasos, tanto líquidos como sólidos, a partir de subproductos agroindustriales. Se trata concretamente de un envase activo con agentes antioxidantes naturales para quesos extragrasos, grasos o semigrasos y quesos en porciones. Este envase prolonga la duración del producto en buenas condiciones, muy importante no sólo para la calidad del producto, sino también para reducir la cantidad de alimentos desechados sin consumir.

El aumento de la presencia del plástico en nuestra vida es una tendencia imparable, debido a la versatilidad de este material. Por tanto, la innovación en la industria del envase se ha centrado en el desarrollo de nuevos materiales más sostenibles, con propiedades mejoradas, económicamente viables y que cumplan con las funciones requeridas de contener, proteger y conservar, informar al consumidor y facilitar la distribución del producto.

Los envases tradicionales protegen el producto y, además, son baratos y duraderos. Sin embargo, su durabilidad supone un serio problema para el medio ambiente, por lo que se está trabajando en el desarrollo de materiales sostenibles que cumplan las funciones requeridas a los envases.

BIOPLÁSTICOS
Una de las estrategias medioambientales por las que se está apostando es el uso de materiales obtenidos a partir de materias primas procedentes de fuentes renovables que, una vez finalizado su ciclo de vida, tengan la capacidad de biodegradarse. Actualmente, estos materiales sólo representan un 1% de la producción mundial, según datos de European Bioplastics, pero a corto plazo se espera un aumento de este segmento de mercado, que podría cuadruplicarse para el 2017.

En el 2013, la producción mundial de bioplásticos fue de 1,6 millones de toneladas, y se espera que alcance los 6,2 millones en 2017, según el Institute for Bioplastics and Biocomposites. Dentro de este campo de investigación, el grupo BIOMAT está llevando a cabo varios proyectos con aplicación en envases alimentarios y en otros sectores tales como el farmacéutico, la electrónica o el transporte.

Así, el desarrollo de un nuevo envase biodegradable/compostable para productos grasos, tanto líquidos como sólidos, a partir de subproductos agroindustriales, contribuye al consumo sostenible de materias primas y a la valorización de residuos. El envase es trasparente y, al mismo tiempo, una excelente barrera contra la luz ultravioleta y diversos gases (oxígeno…). Por lo general, se utilizan laminados multicapa como barrera contra los gases; sin embargo, el producto desarrollado por el grupo BIOMAT es monocapa, lo que reduce considerablemente su coste. Además, puede sellarse térmicamente y es imprimible.

Este nuevo envase, que actúa de barrera entre el alimento y el exterior, pasa de ser mero contenedor (envases pasivos) a desempeñar un papel activo en el mantenimiento –e incluso en la mejora– de la calidad del alimento. El envase activo tiene como función principal prolongar la vida útil del alimento envasado mediante el control de los fenómenos de permeación, utilizando materiales barrera, reteniendo las sustancias nocivas o incorporando sustancias beneficiosas para el alimento envasado.

Fuente: Residuos Profesional

Envases con nanoarcillas para conservar más tiempo la carne

Aumentar la vida útil de la carne envasada es el objetivo de una de las líneas de investigación que desarrolla el grupo de expertos de toxicología de la Universidad de Sevilla. Para ello, en colaboración con el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (Itene) de Valencia, los investigadores mejoran los polímeros que forman los plásticos tradicionales de envasado añadiendo organoarcillas o arcillas modificadas consiguiendo un material nanocompuesto con propiedades más resistentes.

La investigadora principal de este proyecto, la profesora de la Facultad de Farmacia Ángeles Mencía Jos Gallego, explica que el desarrollo tecnológico se lleva a cabo por el equipo de la doctora Susana Aucejo en las instalaciones de Itene en Valencia mientras que los estudios toxicológicos de las muestras se hacen en los laboratorios de los Servicios Generales de Investigación de Biología, Microscopía y Microanálisis ubicados en los centros de Investigación, Tecnología e Innovación de la Universidad de Sevilla (Citius y Citius Celestino Mutis) en el campus de Reina Mercedes.

“Estas nanoarcillas mejoran las propiedades térmicas del envase y hacen también de barrera para evitar que el oxígeno traspase el plástico con facilidad, llegue al producto y lo estropee”, comenta Mencía Jos quien añade que “con que aumentemos entre uno y dos días la fecha de caducidad de la carne envasada podremos darnos por satisfechos, ya que eso conllevará un ahorro sustancial en la cantidad de alimentos que se desechan a la basura cada día”.

Pero antes de que estos nuevos materiales de envasado lleguen al consumidor, los investigadores están desarrollando todo tipo de análisis para garantizar que no hay ningún riesgo para la salud. Se han hecho ya experimentos in vitro e in vivo para comprobar que no tienen ningún efecto adverso a través de estudios toxicológicos en células hepáticas e intestinales, evaluando la potencial inducción de inflamación, estrés oxidativo celular, genotoxicidad, etcétera.

“Para el estudio in vivo hemos trabajado con un grupo de roedores durante 90 días y hemos comprobado que los estudios histopatológicos y los parámetros sanguíneos, entre otros, revelan que las arcillas suministradas en la dieta no afectan en nada al bienestar de estos animales”, comenta esta joven investigadora.

La profesora de toxicología Ángeles Jos, fue galardonada con el accésit agroalimentario de la primera edición de los Premios Manuel Losada Villasante en 2013 por su trabajo sobre la toxicidad de nanomateriales empleados en el envasado de alimentos.

Organizado por la Cadena Ser y el Ayuntamiento de Carmona, el Premio Manuel Losada Villasante nace para apoyar a jóvenes investigadores cuyos trabajos innovadores repercuten en beneficio de la sociedad.

Fuente: El Diario de Córdoba