La Eurocámara reclama el etiquetado obligatorio del país de origen de productos lácteos y cárnicos

El Parlamento Europeo ha reclamado este jueves el etiquetado obligatorio del lugar de origen para todos los tipos de leche y productos lácteos y cárnicos y ha sugerido a Bruselas que estudie la posibilidad de ampliar esta obligación a otros productos compuestos por un solo ingrediente o que tengan un ingrediente predominante.

En una resolución aprobada con 422 a favor, 159 en contra y 68 abstenciones, los europarlamentarios han defendido que esta información “introducirá transparencia en la cadena alimentaria y reforzará la confianza de los consumidores”.

De la misma forma, la Eurocámara ha pedido el etiquetado obligatorio sobre el origen de la carne en alimentos procesados y han recordad el escándalo de la carne de caballo y otros casos de fraude.

La resolución remarca además que el 84% de los ciudadanos de la UE ven necesario indicar el origen de la leche, el 88% lo reclama para todo tipo de carnes y el 90% demanda la información sobre el país de origen en el caso de los alimentos procesado.

El texto, destaca que los costes de implantación del etiquetado obligatorio del país de origen para las carnes “serían relativamente poco importantes”.

El Partido Popular Europeo (PPE) se ha mostrado en contra de esta resolución, que ha calificado en un comunicado como “irreal y populista”. En concreto, la eurodiputada del PP Pilar Ayuso ha defendido en el debate previo a la votación que esta obligación iría en contra de las normas del mercado único, generaría mucha burocracia y supondrá un aumento de los costes que repercutiría en el precio final.

Trazabilidad de los productos pesqueros
Por otro lado, otra resolución aprobada a mano alzada ha demandado la creación de un “fuerte sistema de trazabilidad” para productos pesqueros, desde el desembarco hasta el consumo final, que permita “aumentar la confianza de los consumidores y fortalecer el mercado comunitario”.

En este sentido, el Parlamento Europeo ha instado al Ejecutivo comunitario a estudiar los beneficios de establecer un sistema europeo de etiquetado, necesario para “asegurar la transparencia y credibilidad” del proceso de certificación y para aportar información “demostrable, comprensible y adecuada”.

Según defienden los eurodiputados, esta política de etiquetado sería un “factor clave” para impulsar el desarrollo económico de las comunidades costeras, para reconocer las mejores prácticas de los pescadores y para destacar la calidad de sus productos.

La organización de conservación marina Oceana ha celebrado esta votación y ha pedido a Bruselas un estudio en toda la UE sobre la identificación errónea de pescado en restaurantes “para entender mejor la magnitud del problema, identificar en qué punto de la cadena de suministro se produce, cuáles son los motivos y razones y cuál es el mejor modo de atajarlo en el plano comunitario”, ha expresado en un comunicado.

Fuente: Valencia Plaza

Calidad Pascual se incorpora a la Junta Directiva de la Asociación de la Industria Alimentaria Vitartis

Calidad Pascual se ha incorporado a la Junta Directiva de Vitartis, el principal clúster de la industria alimentaria de Castilla y León, que agrupa a los más destacados agentes en los sectores alimentario y biotecnológico de la región. Así, la empresa arandina se integra en el órgano directivo de esta agrupación empresarial.

El director de Responsabilidad Corporativa y Comunicación, Francisco Hevia, explica que la empresa asume este reto “con una gran ilusión por trabajar conjuntamente en el incremento de la competitividad de la industria alimentaria en Castilla y León, fomentando la colaboración en todos los ámbitos”.

Por su parte, para el presidente de Vitartis, Félix Moracho, “es un orgullo contar con la presencia y la colaboración de una compañía de Castilla y León tan destacada en el panorama nacional e internacional como Calidad Pascual; y más aún ahora, que se ha incorporado a la Junta Directa, a través de la cual podrá aportar conocimiento y ser ejemplo de la apuesta por la innovación para el resto de los socios”.

“La innovación como medio para mejorar la competitividad de las empresas—ha recordado Moracho—es una de nuestras principales señas de identidad, forma parte de nuestro ADN”.

La pasión por la calidad y la innovación, el foco en la internacionalización, las alianzas y la mejora en la gestión de las empresas son los territorios comunes que siempre han unido a ambas organizaciones y que dan sentido a este nuevo paso hacia la implicación de la compañía arandina en el Clúster.

Calidad Pascual espera contribuir a los retos a los que se enfrente Vitartis a lo largo de 2016, con el fin de fomentar sinergias que fortalezcan la industria alimentaria.

La pasión por la calidad y la innovación, el foco en la internacionalización, las alianzas y la mejora en la gestión de las empresas son los territorios comunes que siempre han unido a ambas organizaciones y que dan sentido a este nuevo paso hacia la implicación de la compañía arandina en esta asociación.

Fuente: 20 Minutos

Estudiantes leridanas ganan un premio por sus bolas de cereales ricos en fibra que se disuelven en leche

Un equipo de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria (ETSEA) de la Universitat de Lleida (UdL) ha ganado la primera edición del premio ACTA/CL al desarrollo de nuevos productos alimentarios, con unas bolas de cereales ricos en fibra de una sola ración, que se deshace en la leche.

Las estudiantes han recibido el premio en Palencia, en el primer Congreso Nacional de Jóvenes Investigadores en Ciencia, Ingeniería y Tecnología de los Alimentos (JICITA 2015), organizado por la Asociación de Científicos y Tecnólogos de Alimentos de Castilla y León (ACTA-CL), ha informado este jueves la UdL en un comunicado.

La idea de las estudiantes de la ETSEA, a las que ha dirigido el profesor del Departamento de Tecnología de Alimentos Estanislau Fons, se ha impuesto entre 11 proyectos de todo España.

Un equipo formado por Ariadna Fèlix, Anna Gòdia, Iolanda Nicolau, Montserrat Sas y Rosa Torrelles, estudiantes de cuarto curso del Grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos a la UdL, ha diseñado el producto, bautizado como Truffins, para facilitar a los niños la preparación de su propio desayuno, ya que cada pelota contiene la ración adecuada de nutrientes y energía, y se deshace y dispersa fácilmente en una taza de leche.

La propuesta mejora la formulación de los cereales de almorzar presentes al mercado, puesto que una pelota contiene más fibra y micronutrients que las cantidades otros cereales recomendadas para un almuerzo, además de un menor contenido en sodio.

El proyecto se enmarca en la estrategia NAOS de mejora de la nutrición infantil y prevención de la obesidad, y asocia este producto al fomento de la actividad física desde un enfoque lúdico.

Los once equipos que participaban en el concurso han trabajado en el desarrollo de productos alimenticios nuevos, industrializables y comercializables con innovaciones en la fórmula cualitativa del producto, en su forma de presentación y ocupación, en el perfil nutricional de los mismos y en la utilización de materias primeras autóctonas.

El jurado que ha intervenido en la fase final estaba integrado por representantes de empresas agroalimentarias relevantes en Castilla y León como Grupo Siro, Cascajares, Lácteas Cobreros y Santa Teresa, así como del Instituto Tecnológico Alimentario de Castilla y León y el Parque Científico Universidad de Valladolid.

Fuente: La Vanguardia

Tecnología punta para conservar la leche

Una investigación de la Universidad de Tel Aviv (Israel), publicada en la revista Technology, ha comprobado que los campos eléctricos pulsados cortos se pueden utilizar para matar las bacterias contaminantes de la leche.

A través de un proceso llamado electroporación, las membranas celulares bacterianas se dañan selectivamente. De acuerdo con el investigador principal, el Dr. Alexander Golberg, la aplicación de este proceso de forma intermitente impide la proliferación de bacterias en la leche almacenada, aumentando potencialmente su vida útil.

(LEER MÁS)

Fuente: Revista Alimentaria