Sanitat aboga por un concepto amplio de seguridad alimentaria, desde la producción al consumidor final

La directora general de Salud Pública, Lourdes Monge, ha inaugurado hoy el III congreso Internacional de Calidad y Seguridad alimentaria, organizado por la Asociación de Consultores y Formadores en Calidad y Seguridad Alimentaria de España (ACOFESAL), que se celebra los días 10 al 12 de junio en la Universitat Politècnica de València (UPV).

Monge ha destacado que “la calidad y la seguridad son dos aspectos íntimamente relacionados. El consumidor demanda calidad y entiende que la seguridad alimentaria está implícita – ha continuado la directora general – y, en cierto modo es así, “hasta tal punto que los modernos sistemas de gestión de la seguridad alimentaria se alinean o enmarcan en los sistemas de gestión de la calidad”, ha explicado.

Para Lourdes Monge, “el concepto de seguridad alimentaria es amplio y abarca desde la producción primaria hasta el consumidor final, incluyendo el uso potencial que éste hace del alimento en el hogar”. Además, incluye aspectos tangenciales como el bienestar animal, desde el manejo de los animales en granja hasta las operaciones propias del sacrificio en el matadero.

Asimismo, según la directora general, la seguridad alimentaria y la calidad de los alimentos es una exigencia cada vez más demandada por los ciudadanos, incluida la garantía de ausencia de fraude y la adecuada información sobre los productos que las empresas ponen en el mercado.

En este sentido, Monge ha recordado que en el Ámbito de la Comunitat Valenciana, el Plan de Seguridad alimentaria ha sido y sigue siendo un marco adecuado para la gestión integrada de los problemas relacionados con la seguridad alimentaria. Y por otra parte, la ley 10/2014, de 29 de diciembre, de la Generalitat, de Salud de la Comunitat Valenciana en artículo 33 refuerza la idea del enfoque integrado de los problemas relacionados con la seguridad alimentaria y establece las líneas básicas que debe guiar la elaboración Plan de seguridad alimentaria.

Futura norma sobre controles oficiales

Por último, la directora Lourdes Monge ha explicado que el Parlamento Europeo y el Consejo están trabajando en la revisión de la normativa básica de controles oficiales, y se está incidiendo en el enfoque de la cadena alimentaria, que incluirá aspectos tales como los relacionados con la sanidad vegetal y animal, el bienestar animal, el fraude alimentario y la agricultura ecológica.

De este modo, la futura norma sobre controles oficiales “integrará de forma coherente todos los aspectos que tiene que ver con un enfoque amplio de los problemas relacionados con la seguridad alimentaria, lo que redundará en una mejora de la protección de la salud de los ciudadanos y una mayor eficacia de los sistemas de control nacionales”, ha concluido Lourdes Monge.

Fuente: El Periòdic

La producción alimentaria “tendrá que aumentar un 70%” en 2050 para poder abastecer a la población

“En 2050 la población habrá aumentado tanto que tendremos que incrementar a un 70 por ciento la producción alimentaria de lo que ahora conocemos para poder abastecer”. Así lo ha manifestado la doctora en veterinaria por la Universidad de Córdoba Catalina Gómez, que ha asegurado que “este problema planteará un conflicto ético en aspectos de seguridad alimentaria”.

Gómez ha participado como ponente en el curso organizado por la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) ‘Seguridad alimentaria’ que se ha desarrollado en el Campus Antonio Machado de Baeza (Jaén). En referencia al “conflicto ético” en materia de seguridad alimentaria ante un posible problema de abastecimiento, ha manifestado “que se tendrán que tomar medidas que entrarán en conflictos”, pero habrá que buscar, “opciones que hagan compatible la seguridad con el abastecer”, ha subrayado.

“Entre las posibles soluciones que se plantearán será el buscar un mayor aprovechamiento de los alimentos, maneras de conservación adecuadas, producciones de plantas más resistentes a las plagas, o alterar genéticamente las especies”, ha explicado, “una serie de opciones que entran en conflicto con la seguridad alimentaria”, por ejemplo, “por el rechazo a los transgénicos o a la producción sin respetar las normativas del bienestar animal”.

Sin embargo, pese a existir esas cuestiones éticas, “por otro lado hay que buscar una solución para darle de comer a la población en el futuro”. “Se tendrían que dar pasos a nuevos conceptos, estar muy pendientes en las tecnologías que se están produciendo para hacer compatible la seguridad con estas cuestiones sensibles”, ha destacado.

Fuente: 20 Minutos