Obama propone nueva agencia de seguridad alimentaria

El presidente Barack Obama desea crear una nueva entidad federal dedicada exclusivamente a la seguridad alimentaria. La propuesta, contenida en el plan de presupuesto dado a conocer el lunes, sigue los pasos a brotes de enfermedades vinculadas con alimentos de pollo, huevo, maní y melón en años recientes.

Más de una decena de agencias federales supervisan la seguridad alimentaria, y los defensores del consumidor han pedido desde hace mucho tiempo unir esas funciones en una sola entidad.

En la actualidad, el Departamento de Agricultura (USDA) supervisa la seguridad y las inspecciones de la carne y los huevos procesados y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) supervisa la seguridad la mayoría de los demás alimentos, pero esta división de responsabilidades con frecuencia es complicada. Por ejemplo, la FDA sería responsable de la seguridad de una piza de queso congelada, mientras que el USDA se ocupa de la seguridad alimentaria de la pizza si tiene carne.

El USDA inspecciona la carne a diario mientras se procesa, mientras que la FDA por lo general realiza inspecciones cada varios años. Y las dos agencias tienen responsabilidades de inspección en las fronteras.

El plan de presupuesto propone consolidar el Servicio de Seguridad e Inspección Alimentaria del FDA y todas las responsabilidades de supervisión de seguridad alimentaria de la FDA en una nueva entidad dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS). La nueva agencia también coordinaría con los departamentos estatales y locales de salud, tarea que en este momento depende en lo fundamental de los Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

El plan de presupuesto indica que el sistema actual “con sus responsabilidades dispersas de supervisión y normación” causa confusión y que la consolidación “es un paso esencial para reforma el sistema federal de seguridad alimentaria”.

El gobierno dijo que la agencia sería parte del HHS porque la seguridad alimentaria y los brotes de enfermedades a causa de alimentos son preocupaciones de salud pública.

Los cambios probablemente enfrenten resistencia en el Congreso. Muchos en el sector alimentario se han opuesto desde hace mucho a una mayor supervisión y esas compañías tienen fuertes aliados en el nuevo Congreso republicano.

En 2010 el Congreso aprobó una amplia ley de seguridad alimentaria que dio al gobierno nuevos poderes para inspeccionar plantas de procesamiento, ordenar retiros del mercado e imponer normas más estrictas a los alimentos importados. La ley también exige normas más estrictas en materia de seguridad alimentaria en granjas y plantas procesadoras.

Esa ley sólo se aplica a la FDA, que todavía batalla por implementar las nuevas normas tras enfrentar resistencia de algunos agricultores y empresas de alimentos.

El plan de presupuesto propone asignar 301 millones de dólares adicionales a la FDA para implementar esa ley, aunque parte de los fondos saldrían de cargos aplicados a la industria alimentaria, una idea que tiene una fuerte oposición en el Congreso.

Los CDC calculan que todos los años en Estados Unidos hay 48 millones de casos de enfermedades a causa de alimentos contaminados.

Fuente: El Nuevo Herald