Multa millonaria para el principal productor de porcino de Francia por fraude alimentario

La cooperativa francesa Cooperl, principal productor de porcino de Francia, ha sido duramente multada por fraude por el Tribunal de Justicia de Francia. La cooperativa realizaba una practica fraudulenta para poder comercializar carne contaminada por Salmonella.

La legislación francesa, para controlar la presencia de la bacteria, exige tomar 5 muestras para ser analizadas. La cooperativa tomaba 10 muestras. Si en las cinco primeras no se detectaba salmonella, no se analizaban las 5 restantes y el lote se daba por bueno. Si en las cinco primeras había algún positivo, se analizaban las 5 restantes y se cambiaban las muestras malas por las buenas.

Según la investigación llevada a cabo, esta práctica fraudulenta le habría permitido a Cooperl poder comercializar entre 1.500 a 2.000 tn contaminadas con Salmonella entre mitad de 2010 y 2012.

La cooperativa ha sido condenada a una multa de 2,9 millones de euros, lo que supone una quinta parte de sus beneficios (en 2014 facturó 2.000 millones de euros y tuvo un beneficio de 15 millones de euros). Además, el directivo que ideó el sistema de muestreo ha sido condenado a 2 años de cárcel y los dos mandos que ejecutaban sus órdenes a 4 meses de prisión.

Fuente: Agrodigital

La industria avícola en estado de emergencia por un gran brote de gripe aviar

Un brote de una versión particular infecciosa de la gripe aviar, que se cree que llegó inicialmente de patos y gansos silvestres, se ha extendido a 15 estados de Estados Unidos y dos provincias canadienses, lo que requiere la masacre masiva de aves ponedoras de huevos y pavos en particular. La consecuencia fue que el precio al por mayor de los huevos aumentó un 80 por ciento.

El estado del medio oeste de Iowa, el mayor productor estadounidense de huevo, ha sido testigo de unas 25 millones de aves, en su mayoría pollos para la producción de huevos, asesinado. El estado ha declarado el estado de emergencia contra la enfermedad.

“La escala de este brote ha sido sin precedentes, por lo que creo que es importante que tomemos todas las medidas posibles para limitar la posibilidad de que esta enfermedad se propague más allá”, dijo el secretario de Agricultura de Iowa Bill Northey.

Antecedentes

La enfermedad apareció por primera vez el año pasado en el estado extremo noroeste de Washington, al parecer, transmitida por las aves silvestres. Desde entonces ha aparecido en las granjas en 15 estados, entre ellos algunos de los que tienen las industrias avícolas más grandes.

Los científicos describen la enfermedad, conocida como H5N2, como una versión altamente patógena de la gripe aviar. Es diferente de la gripe H5N1 (que ahora se encuentran en granjas en Asia) que ha demostrado ser capaz de saltar de las aves a los seres humanos y mató a cientos de personas después de que apareció por primera vez en 2004. Los Centros para el Control de Enfermedades dicen que el riesgo de H5N2 de saltar a los humanos es “bajo en este momento”, aunque no descartan la posibilidad.

Las cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos muestran que más de 39 millones de aves habían sido infectados por o expuestos a la nueva cepa de la gripe aviar a partir de esta semana.

Canadá también ha visto brotes de H5N2 en bandadas en granjas en Columbia Británica y Ontario.

Dustin Vande Hoef, portavoz del Departamento de Agricultura de Iowa, dijo que el ritmo de nuevas infecciones ha disminuido y el Estado cree que la enfermedad pronto estará bajo control, ayudado por el verano que llega.

El proceso de limpieza y esterilización de instalaciones avícolas, control de dichos aparatos, y luego almacenamiento con nuevos pollos, significa que el suministro más ajustado podría durar hasta el próximo año.

Al brote de Estados Unidos se ha sumado un reciente aumento de las infecciones por numerosas cepas de la gripe aviar en todo el mundo, que estimularon a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para emitir una advertencia general a principios de esta semana.

“Para evitar que la enfermedad se propague, es vital implementar medidas de seguridad recomendadas por la OIE en las granjas, en el comercio y en los mercados de aves vivas, de vigilancia de enfermedades y la detección temprana. Mientras que el papel de las aves silvestres como reservorios y vectores del virus se ha destacado en estas diferentes epidemias, otros factores de transmisión, especialmente entre las granjas avícolas, podrían elevarse a la fama si no se toman las precauciones adecuadas.” Afirmó la organización.

Fuente: Foods News Latam

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria dicta que bifenol A no es un riesgo para la salud

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha asegurado que la exposición al bisfenol A, un producto químico integrante de envases alimenticios y otros objetos cotidianos, a los niveles actuales no genera riesgos para la salud. El panel de expertos “concluye que la exposición dietética al bisfenol A por parte de los grupos más expuestos, que incluye a bebés, niños y adolescentes, está por debajo de la ingesta diaria tolerable de 4 microgramos por kilogramo de peso corporal, indicando que no hay riesgos para la salud por los niveles de exposición estimados”, a este compuesto químico. La EFSA ha rebajado considerablemente el nivel de ingesta diaria tolerable, ya que en 2006 la había establecido en 50 microgramos por kilogramo de peso corporal y ahora toma como valor 4 microgramos.

“Estas conclusiones también son aplicables a los bebés expuestos antes de nacer y a las personas mayores”, indicó la EFSA en un informe publicado hoy en su página web.

Presente en la fabricación de envases de alimentos, botellas, latas y otros objetos cotidianos
Los expertos también han determinado que el escenario central para la exposición agregada al bisfenol A a través de fuentes alimentarias y no alimentarias (polvo, juguetes, cosméticos o papel térmico, como el del tique de la compra, aparcamiento o de un fax) para los grupos más expuestos “también está por debajo de la ingesta diaria tolerable de 4 microgramos por kilogramo de peso corporal”.

Ello indica igualmente que los riesgos para la salud ante el bisfenol A “es bajo a los niveles actuales estimados de exposición”, indican los expertos europeos. No obstante, el panel “apuntó que hay una considerable incertidumbre sobre la estimación de exposición para las fuentes no alimentarias”.

El bisfenol A se encuentra en la fabricación de envases de alimentos, botellas, latas y otros objetos cotidianos. Se considera que puede afectar a diferentes sistemas del cuerpo, como el nervioso, la glándula mamaria, la próstata, el hígado y los riñones o el páncreas.

La EFSA señaló en su informe que “la evaluación de las incertidumbres incluyen los efectos sobre la glándula mamaria, así como los sistemas reproductivo, metabólico, inmunitario y neuroconductual”.

En este sentido recomienda, entre otras medidas, hacer estudios sobre el modo en que actúa el bisfenol A en el riñón y más investigaciones sobre la glándula mamaria tras exposiciones a este producto químico y la posible relevancia para el desarrollo de cáncer de mama.

Prohibido en la UE en 2011, se mantiene la prohibición en varios países

La UE prohibió en 2011 la comercialización e importación de biberones que contengan bisfenol A. Varios países han tomado medidas parciales de prohibición de envases, como Dinamarca, Suecia, Bélgica, Austria y Francia, siendo este último país el que más lejos ha ido.

En 2012 París adoptó una legislación suspendiendo la fabricación, la importación y exportación y venta de todos los materiales conteniendo bisfenol A que entran en contacto con alimentos.

Fuente: Agroinformación

Cuidado con las frutas y verduras de Turquía

Continuamente se producen situaciones que nos pueden hacer pensar que la UE representa intereses de terceros países y no los intereses de los consumidores y países comunitarios. La razón es que no se aplican los mismos criterios de control y exigencia que pesan sobre los alimentos europeos a los alimentos importados de otros países no comunitarios. Un ejemplo que se puede citar esTurquía, en lo que va de año se han publicado en la RASFF (Red de Alerta Europea), nueve alertas sanitarias en las frutas y verduras procedentes de ese país. Pero además, hay que apuntar que en los últimos siete meses se han publicado hasta 100 alertas alimentarias, pero parece que la UE es bastante tolerante con el país.

Hay que tener cuidado con las frutas y verduras de Turquía, en algunos casos concretos, como por ejemplo los pimientos procedentes de ese país, se ha contabilizado un nivel de hasta 131 veces más de insecticidas y acaricidas del que permite la UE. Si esta infracción la hubiera cometido un país comunitario, por ejemplo España, seguro que habrían vetado el cargamento y quizá se hubiera impuesto una multa. Parece que desde la Unión Europea lo único que se emite son toques de atención, esta es la razón por la que COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) ha decidido trasladar su preocupación al Ministerio de Agricultura de nuestro país y le ha solicitado que traslade a la Comisión Europea la necesidad de frenar las importaciones turcas de frutas y verduras a la UE.

En otras ocasiones ya hemos hablado de este tema, no se trata sólo de Turquía, la realidad es que los alimentos procedentes de terceros países son los que provocan más alertas alimentarias, y son también los que parecen eludir con más facilidad la legislación europea en materia de calidad y seguridad. Aunque COAG habla de Turquía, sería cuestión de generalizar y trasladar a la UE que no se permitiera la entrada de ningún alimento que incumpliera la normativa comunitaria. Hace algunos años, la entonces Comisaria Europea de Agricultura Marianne Fischer, ante las quejas de los agricultores españoles por la exagerada importación de frutas y verduras de terceros países, explicaba que los tiempos del proteccionismo pertenecían al pasado de los productores europeos.

El proteccionismo en la política económica es una forma de proteger los alimentos que produce un país imponiendo limitaciones en la entrada de productos similares procedentes de otros países, y para ello se imponen aranceles e impuestos a la importación, a fin de que los productos resulten tan caros que no merezca la pena importarlos. De acuerdo, los tiempos del proteccionismo habrán pasado a la historia, pero no la seguridad alimentaria ni la calidad, o ¿acaso también han pasado a la historia estas cuestiones en el seno de la UE?

Es una total injusticia, los productores españoles se tienen que enfrentar a una crisis de precios provocada por las plataformas de distribución y las comercializadoras, a la competencia desleal de terceros países y a todo tipo de trabas que lo que hacen es que tengan ganas de abandonar la actividad. Ahora para colmo también hay que soportar que los alimentos de terceros países que se introducen en Europa incumplan la normativa comunitaria en materia de calidad y seguridad.

Desde COAG se aclara que los pimientos turcos no están llegando a los supermercados españoles, aunque es difícil tener la absoluta certeza y más conociendo otros casos que nos han puesto sobre aviso, un ejemplo eran los limones turcos que llegaban a nuestro país y que se comercializaban como producto nacional. Pero hay muchos más ejemplos que se podrían citar sobre los fraudes relacionados con el origen de determinados alimentos, aunque este no es el tema del que ahora toca hablar.

COAG explica que estos pimientos están introduciéndose en los mercados de otros países comunitarios y por ello, se pide a la distribución europea que deje de abastecerse de alimentos de terceros países que incumplan los requisitos de calidad y seguridad alimentaria. En vez de comprar las frutas y verduras a países como España que cumplen escrupulosamente estas normativas, es preferible adquirir los productos a terceros países por ser más baratos y poder obtener un mayor margen de beneficios, calidad y seguridad alimentaria se relegan a un segundo plano.

COAG recuerda al Ministerio de Agricultura de España que cuando ha habido una alerta sanitaria relacionada con los alimentos españoles, siendo el riesgo mínimo y nada que ver con el que ofrecen los pimientos turcos, se ha puesto el grito en el cielo y los mercados han castigado duramente al sector agrícola español. Como decíamos, parece que la UE vela por los intereses de los países no comunitarios, quizá la Unión Europea debería ser un poco proteccionista y tener cura de sus miembros.

Es escandaloso lo que está ocurriendo y la lógica nos dice que se debería vetar la importación de alimentos turcos hasta que no se aclare la situación, como bien indica COAG las normativas son para todos los países, no sólo para los países comunitarios. Podéis conocer más detalles de la denuncia, a través de la página oficial de COAG.

Fuente: Gastronomía & CIA