Vías para mejorar la seguridad alimentaria en una industria global

Los alimentos insalubres están relacionados con la muerte de unos 2 millones de personas al año, en su mayoría niños. Los alimentos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, que van desde la diarrea hasta el cáncer. A medida que aumenta la globalización de los suministros de alimentos, resulta cada vez más evidente la necesidad de reforzar los sistemas que velan por la inocuidad de los alimentos en todos los países. Es por ello que la OMS ha aprovechado el Día Mundial de la Salud, que se celebró el pasado 7 de abril, para fomentar medidas destinadas a mejorar la inocuidad de los alimentos a lo largo de toda la cadena, desde la granja hasta el plato.

Los casos conocidos de alimentos contaminados aumentan a medida que mejoran los sistemas para su control, sobre todo en los países en desarrollo que están empezando a ponerlos en marcha, indicó a Efe la experta en Seguridad Alimentaria de la FAO Masami Takeuchi.

En su opinión, “en los países más pobres, donde no hay sistemas de control de alimentos, dicen no tener problemas de ese tipo porque no pueden comprobarlo ni saben lo que mata a la gente”. Pero con la introducción de los primeros “puestos de control” para inspeccionar esos productos, “de repente surgen cientos de casos, pero porque los sistemas (de detección) mejoran”, agregó la especialista al término de un acto sobre seguridad alimentaria en la sede de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma.

Esa paradoja, destacó, impide medir los resultados de un programa a partir del número de casos de alimentos contaminados. “La seguridad alimentaria se ha ido garantizando a partir de las lecciones aprendidas en la historia”, detalló Takeuchi, para quien los esfuerzos se centran actualmente en cómo llevar a cabo un control más sistemático y seguir los estándares internacionales fijados para procesar la comida. Desde que se producen hasta que se digieren, los alimentos recorren numerosas etapas de una cadena en la que van apareciendo amenazas, ya sea por los cambios en la producción, la distribución o el consumo o por los del medio ambiente, con nuevos gérmenes patógenos o una mayor resistencia de los existentes.

La Consejería de Salud aprovechó la celebración de este Día Mundial para informar sobre el desarrollo de un nuevo Plan Estratégico de Seguridad Alimentaria, enmarcado dentro del IV Plan Andaluz de Salud.

Este plan ha contado con la participación de otras consejerías, así como con industrias alimentarias, establecimientos de restauración, asociaciones de consumidores y los propios agentes de inspección y control del Servicio Andaluz de Salud. En estos momentos, se está presentando en las diferentes provincias andaluzas y se están recogiendo las aportaciones de cada sector implicado para poder implantarlo a lo largo del presente año.

Por tanto, “la finalidad no es otra que conseguir una cadena alimentaria cada vez más segura, avanzar en la consolidación y coordinación de las distintas estructuras administrativas implicadas y servir de hoja de ruta para administración, industrias del sector y ciudadanía en general”, ha manifestado Sánchez Rubio.

Claves para evitar riesgos alimentarios

La publicación de la OMS Cinco claves para la inocuidad de los alimentos ofrece a los vendedores y consumidores orientaciones prácticas sobre cómo manipular y preparar los alimentos. La primera de las claves sería mantener una adecuada limpieza e higiene tanto personal como de las superficies y utensilios empleados a la hora de procesar o trabajar los alimentos. en segundo lugar, separar los alimentos crudos de los cocinados, así como los utensilios y superficies que van a intervenir en su preparación. En tercer lugar, recomiendan cocinar a temperaturas adecuadas aquellos alimentos que requieren un cocinado en caliente asegurándose de alcanzar al menos los 70ºC en su elaboración. Por último, destacan la importancia de elegir materias primas seguras o con suficientes garantías.

Fuente: Europa Sur
Anuncios

Los consumidores prefieren los envases de papel para la alimentación, según una encuesta internacional

Los consumidores prefieren utilizar envases fabricados con papel a la hora de comprar productos de alimentación y frescos, según una encuesta internacional que recoge la opinión de ciudadanos de siete países europeos.

De los 7.086 encuestados por YouGov, 4.857 indicaron que se fijaban en el tipo de envase en el que se almacenan los alimentos y se colocan en los lineales. El sondeo daba a elegir entre envases fabricados con papel o con plástico: de estos 4.857 consumidores, el 68% prefirió los envases producidos con papel, frente al 32% que optaba por los de plástico.

Se preguntó a estas mismas personas en qué medida se vería afectada su intención de compra en alimentación, y especialmente en frescos, en igualdad de precio y calidad, en una tienda que utilizara envases papeleros comparada con otra que utilizara envases de plástico. Entre los encuestados, el 41% respondió que su intención de compra no se vería afectada. Si bien, entre la mayoría restante de consumidores, el 85% indicó que se decantarían por los productos envasados y expuestos en envases hechos de papel.

El estudio se llevó a cabo en Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Polonia y España. Los resultados son muy similares a los del estudio desarrollado el año pasado en Reino Unido(*) donde, de los 1.114 consumidores que respondieron que el tipo de envase influía en sus decisiones de compra, el 93% señaló que se decantarían por adquirir productos en envases de papel frente a los de plástico.

La secretaria general de la Federación Europea de Fabricantes de Cartón Ondulado (FEFCO),Angelika Christ, cita la encuesta como una prueba más de que el embalaje de cartón ondulado está cumpliendo con las exigencias modernas de los consumidores y minoristas europeos por sus características para envasar los productos frescos de manera adecuada, atractiva y sostenible. “Los resultados muestran que el papel y el cartón ondulado siguen siendo los dos materiales más populares de envasado en la mayoría de países de Europa.

Conclusión: los consumidores están significativamente más predispuestos a comprar alimentos, en especial frutas y verduras, si están expuestos en embalajes de papel antes que en embalajes de plástico”. Ignacio Carro, secretario general de AFCO, recalca que la apuesta de los consumidores por embalajes sostenibles en la cadena de suministro es firme. “El futuro es de os embalajes renovables, biodegradables y reciclables, como el cartón ondulado”, asegura. Fuente: AFCO

AFCO (AFCO, la Asociación Española de Fabricantes de Envases y Embalajes de Cartón Ondulado), es una entidad sectorial que se creó en 1977 con la finalidad de fomentar la utilización del cartón ondulado en el transporte y embalaje de productos, promover el conocimiento del sector a través de la elaboración de estudios y brindar servicios de interés para sus asociados. En la actualidad, AFCO dispone de una base social en torno a los 180 miembros, contando socios y simpatizantes, entre los que se encuentran fabricantes de cartón ondulado y de cajas, que proveen a envasadores de todos los sectores industriales y agrícolas.

Los miembros de la asociación representan el porcentaje mayoritario de la producción total en España. FEFCO (Federación Europea de Fabricantes de Cartón Ondulado) se creó en 1952 y representa los intereses de los fabricantes europeos de cartón ondulado. Con sede en Bruselas, FEFCO cuenta con 20 miembros activos, todos ellos organizaciones nacionales europeas de envases de cartón ondulado. La misión de la Federación es investigar asuntos económicos, financieros, técnicos y de marketing de interés para la industria de los envases de cartón ondulado; analizar los factores que podrían influenciar al sector y promocionar y desarrollar su imagen.

Los datos son propiedad de YouGov Plc. La encuesta analizó una muestra total de 7.086 adultos de 7 países, de los cuales 1.012 eran de Alemana, 1.021 de Francia, 1.011 de Italia, 1.011 de Países Bajos, 1.014 de España, 1.008 de Polonia y 1.009 de Bélgica. El trabajo de campo se desarrolló entre el 23 de enero y el 5 de febrero de 2015. La encuesta se realizó online. Los datos han sido contrastados y representan a la población adulta de cada país (mayores de 18 años).

Fuente: Agrodigital