Las bacterias intestinales pueden ser responsables del aumento de peso

Desde no hace mucho tiempo atrás se sabe que el intestino es un órgano con gran influencia en nuestro metabolismo y por ello, tras algunas investigaciones se piensa que las bacterias intestinales pueden ser responsables del aumento de peso al afectar la extracción de energía de los alimentos que consumimos.

Además, diferentes estudios han observado cambios importantes en la flora intestinal de personas con obesidad respecto a la composición bacteriana de la flora de personas delgadas. Por ello, su investigación puede conducirnos a un factor ambiental más que favorece el aumento de peso y la prevalencia de obesidad en la actualidad.

Bacterias intestinales, balance energético y aumento de peso
Se piensa que la flora intestinal puede conducir a una extracción superior de energía de la dieta y así, favorecer el balance calórico positivo, pero además, se ha asociado a determinada composición bacteriana con mayor acumulación de triglicéridos en adipositos, lo cual a implicaría el almacenamiento de energía en nuestro organismo.

Al parecer, la mayor parte de nuestras bacterias intestinales son bacteroidetes o firmicutes, y son éstos últimos los que tienen mayor capacidad de extraer energía de los alimentos y precisamente son este tipo de bacterias las que aumentan en personas con obesidad, respecto a delgados, quienes poseen mayor proporción de bacteroidetes, según se ha demostrado.

Aunque hay mucho por investigar al respecto, ya es posible pensar en las bacterias intestinales como responsables del aumento de peso, y lo mejor de todo es que podemos modificar su composición para influir en el balance energético y así, revertir o impedir la ganancia de peso corporal.

Se ha visto en roedores que las dietas hipergrasas conducen a una modificación de la flora intestinal que incrementa los firmicutes y reduce los bateroidetes, pero también se cree que mediante prebióticos y probióticos se puede cambiar positivamente la composición de bacterias para impedir el aumento de peso y la potencial obesidad asociada.

Por ello, se ha vinculado a los probióticos con la pérdida de peso y su ingesta, o el consumo dealimentos con prebióticos podría favorecer el tratamiento de obesidad, así como también, se piensa en el uso de antibióticos para controlar las bacterias intestinales y frenar el potencial aumento de peso.

Concluyendo, para prevenir alteraciones en las bacterias intestinales que pueden ser las responsables del aumento de peso, lo ideal es llevar una dieta saludable y realizar ejercicio físico regular, así como no dejar de consumir alimentos con prebióticos que benefician la flora colónica.

Fuente: Vitónica
Anuncios