La cantidad de azúcar que contienen los refrescos varía según el país

Action on Sugar (AoS) es una organización formada por un grupo de expertos que investigan los efectos del consumo de azúcar en la salud, entre algunas de sus actividades destaca la promoción del consumo responsable de azúcar, da a conocer los efectos perjudiciales para la salud por abusar de este producto, y trabaja para lograr alcanzar un acuerdo con la industria alimentaria y el Gobierno del Reino Unido con el propósito de reducir la cantidad de azúcar que se añade a las bebidas y alimentos procesados. Pues bien, esta organización ha dado a conocer una nueva investigación en la que se concluye que la cantidad de azúcar que contienen los refrescos varía según el país.

Una marca de refrescos utiliza diferentes cantidades de azúcar para una misma bebida según el país en el que se produce, por ejemplo, una lata de Coca Cola de 330 mililitros en Canadá contiene 39 gramos de azúcar (equivalente a 10 cucharaditas), siendo el país en el que más azúcar contiene la bebida, en Austria la cantidad de azúcar es de 35 gramos, en Ecuador se reduce a 33 gramos y en Tailandia a 32 gramos (equivalente a 8 cucharaditas), siendo este el país en el que una lata de Coca Cola contiene menos azúcar. Como podemos comprobar, la diferencia entre Canadá y Tailandia es de 7 gramos.

Con la popular Fanta de naranja las diferencias son más elevadas, en la India una lata de 330 mililitros contiene nada menos que 43 gramos de azúcar, el equivalente a 11 cucharaditas, en cambio en Reino Unido la lata de Fanta contiene 23 gramos de azúcar, el equivalente a 6 cucharaditas. Si hablamos de Sprite, marca producida por The Coca-Cola Company, llama la atención que en Tailandia (país en el que menos azúcar contiene una lata de Coca Cola), una lata de esta bebida contiene nada menos que 47 gramos de azúcar, en cambio, en Austria contiene sólo 19 gramos, la diferencia es de 7 cucharaditas de azúcar.

Pero la compañía Coca Cola no es la única que lleva a cabo estas prácticas, según el estudio realizado por AoS, una lata de Dr Pepper, bebida comercializada por la compañía Dr Pepper Snapple Group Inc, contiene en Estados Unidos unos 36 gramos de azúcar, en cambio en Alemania la cantidad es de 22 gramos, una diferencia de nada menos que 14 gramos, el equivalente a 3 cucharaditas de azúcar. Una tónica Schweppes en Estados Unidos contiene 45 gramos de azúcar, en cambio en Argentina tan sólo contiene 16 gramos, la diferencia equivale a nada menos que 7 cucharaditas de azúcar.

Si damos un vistazo a Pepsi, compañía rival de Coca Cola, podemos ver que también existen diferencias pero no son muy significativas, en Japón y Kuwait la bebida contiene 39 y 38 gramos de azúcar respectivamente, en países como Reino Unido o Serbia una lata contiene 35 gramos de azúcar. 7Up es uno de los refrescos producidos por The Coca-Cola Company que muestran diferencias pero son pequeñas comparándolas con las otras bebidas citadas de esta compañía, en Canadá una lata de 330 mililitros contiene 39 gramos de azúcar, el equivalente a 10 cucharaditas, en Estados Unidos el contenido es de 35 gramos, la diferencia entre los extremos es de sólo una cucharadita de azúcar.

A raíz de estos resultados Action on Sugar ha solicitado a las compañías de refrescos y bebidas azucaradas que establezcan unos objetivos globales para la reducción del contenido de azúcar a fin de poder hacer frente a la obesidad en todo el mundo. Como hemos visto, el contenido de azúcar en algunos casos es muy elevado y supera con creces la recomendación de la OMS sobre su ingesta, recordemos que esta organización explica que con un consumo de azúcar que no supere el 5% del total de calorías ingeridas al día (un 5% equivale a unas 6 cucharaditas de café o a unos 25 gramos de azúcar para un adulto), se apreciarían beneficios notables en la salud.

Las variaciones del contenido en azúcar delatan que las marcas pueden reformular las bebidas para que contengan menos azúcar, además, se supone que una Coca Cola debería tener la misma formulación tanto en Canadá como en Tailandia, sin embargo, como se muestra en el análisis, la diferencia del contenido de azúcar es elevada. ¿Por qué no se reduce en todos los países al mismo nivel que en Tailandia? ¿En qué se basan para que un país deba aceptar un contenido de azúcar en los refrescos superior a otro? ¿Qué argumentos proporcionarán las empresas a estas diferencias? ¿Será que los tailandeses tienen más puntos de detección de los sabores dulces en las papilas gustativas…?

Según este estudio, el 88% de los refrescos superan la cantidad máxima de la ingesta de azúcar recomendada por la OMS, para AoS delata claramente que son parte responsable del alto índice del sobrepeso y la obesidad que se sufre en el mundo, siendo necesario y obligado aplicar los cambios en las formulaciones cuanto antes. A través de este enlace (Pdf) podréis ver los resultados del análisis realizado por Action on Sugar.

Fuente: Gastronomia & CIA
Anuncios

BIOMEDICINA Y SALUD: Salud pública La OMS aconseja reducir el consumo de azúcares en adultos y niños

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que adultos y niños reduzcan su ingesta diaria de azúcares libres a menos del 10% de calorías totales.

Es más, esta nueva guía de actuación señala que una reducción aún mayor, al menos del 5% –un equivalente a 25 gramos, unas seis cucharaditas por día, en una dieta de 2.000 calorías–, supondría ventajas adicionales para la salud.

Las recomendaciones, hechas públicas ayer por la OMS, se basan en las últimas evidencias científicas y cuentan con la participación internacional de investigadores líderes y mediante un proceso consultivo a escala mundial.

“Existe la certeza de que la ingesta de azúcares libres a menos del 10% del total de energía reduce el riesgo de sobrepeso, la obesidad y la caries dental”, explica Francesco Branca, director del departamento de Nutrición de la OMS para la Salud y el Desarrollo. “Hacer cambios en las políticas será la clave para que los países cumplan con sus compromisos de reducción de la carga de enfermedades no transmisibles”.

Por azúcares libres se engloban los monosacáridos (glucosa, fructosa) y disacáridos (sacarosa o azúcar de mesa) añadido a los alimentos y bebidas por el fabricante, el cocinero o el consumidor, y los azúcares naturalmente presentes en la miel, jarabes y zumos concentrados de frutas.

Sin embargo, las directrices no se refieren a los azúcares de las frutas frescas y verduras o los azúcares presentes de forma natural en la leche porque no hay evidencia sobre los efectos adversos de consumir estos azúcares.

La ingesta de azúcares libres en el mundo varía según la edad y el país. En Europa, el consumo en adultos varía de aproximadamente 7-8% de la ingesta total de energía en Hungría o Noruega, hasta un 16 a 17% en España o Reino Unido.

Además, el consumo es mucho mayor entre los niños: desde un 12% en países como Dinamarca, Eslovenia y Suecia, a casi el 25% en Portugal. También hay diferencias entre territorios rurales y urbanos. Así, en las comunidades rurales de Sudáfrica la ingesta es del 7,5%, mientras que en la población urbana es del 10,3%.

Menos azúcar, menos peso

La guía se basa en estudios recientes que indican cómo los adultos que consumen menos azúcares tienen un peso corporal menor y que el aumento de la cantidad de azúcares en la dieta está asociado con un incremento de peso.

La investigación también revela que los niños con un mayor consumo de bebidas azucaradas poseen mayores probabilidades de un exceso de peso u obesidad que niños con un consumo bajo de bebidas endulzadas con azúcar.

Otros trabajos apuntan que las tasas de caries dental son mayores cuando la ingesta de azúcares libres supera el 10% de las calorías totales. La recomendación de que el consumo de este tipo de azúcar sea inferior al 5% se basa en estudios de población en países donde su disponibilidad descendió drásticamente y mostraron una reducción de la caries.

El problema es, según los expertos, que una gran parte de los azúcares consumidos actualmente están ‘escondidos’ en alimentos procesados que no son considerados como dulces por los consumidores. Por ejemplo, una cucharada de kétchup contiene alrededor de 4 gramos (cerca de una cucharadita) de azúcares libres; y una lata de refresco endulzado con azúcar tiene hasta 40 gramos (cerca de diez cucharaditas) de azúcares libres.

Fuente: Agencia SINC