El Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria celebra su asamblea general

El Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) ha celebrado su asamblea general. Uno de los puntos que se ha presentado han sido los resultados de 2015, año en el que 768 empresas confiaron en el centro como proveedor de servicios especializados, se emitieron más de 56.000 informes de servicios tecnológicos, se desarrollaron 22 proyectos de captación de conocimiento y 69 proyectos de I+D con empresas, y se superaron las 50 acciones de formación.

Entre los proyectos destacados, se han mencionado algunos, como: Hipster, del Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, que está coordinado por CNTA y en el que participan 9 socios de 6 países europeos. En este proyecto se combinan las tecnologías de procesamiento por altas presiones con la temperatura. El principal objetivo es conseguir la estabilidad microbiológica en los alimentos para obtener productos más sostenibles, más seguros, con una vida útil más larga y con mejor calidad sensorial y nutricional.

A nivel nacional, destaca especialmente la participación de CNTA en varias iniciativas de las convocatorias nacionales Interconnecta y Cien, como es el caso por ejemplo de los proyectos Lactolife “Desarrollo tecnológico de productos lácteos destinados al mercado exterior mediante la mejora de su vida útil”; Porcocost “Elaboración y conservación de alimentos sostenibles” y Primicia “Nutrición personalizada para la prevención y el control de enfermedades crónicas”, respectivamente, en colaboración con las empresas de los diferentes consorcios.

En la asamblea general ha intervenido Enrique Dans, profesor de Sistemas de Información en IE Business School, quien ha presentado una ponencia sobre la influencia que tienen Internet y las nuevas tecnologías en el sector agroalimentario.

Actualmente el centro cuenta con 266 empresas asociadas en España y 13 socios en su filial de Perú.

Fuente: Eurocarne

Tecnología en alimentos: innovación para una dieta sana

Con el objetivo de generar alternativas innovadoras que promuevan el consumo de alimentos saludables en la población, estudiantes de la carrera de Químico en Alimentos de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) desarrollaron diversos productos de alto valor nutritivo a base de ingredientes naturales como frijol, zanahoria, coco, soya y quinoa.

La coordinadora del laboratorio de Tecnología en Alimentos de la Facultad de Química de la UAQ, María Estela Vázquez Barrios, explicó que el propósito de elaborar estos productos es que los estudiantes desarrollen su creatividad científica, a través de proponer alternativas alimenticias innovadoras que generen beneficios a la sociedad.

“En el trabajo de la coordinación de este laboratorio está participando también la doctora Dulce Rivera Pastrana. Buscamos que los estudiantes realicen estudios externos sobre productos innovadores que quiera o necesite la población, proponer cambios en los hábitos alimenticios, e incluso introducir nuevos ingredientes para que se consuman de formas mucho más creativas”, señaló.

Vázquez Barrios apuntó que los productos que se desarrollan en el laboratorio de Tecnología de Alimentos deben de pasar por procesos de elaboración bien definidos, control de calidad, reportes de contenido calórico, cantidad de lípidos o proteínas y el etiquetado, además de llevar consigo un estudio de ingeniería financiera, donde se analiza si los productos pueden ser rentables, su costo, el equipo que se requiere para su producción y las utilidades que pudieran generar.

(LEER MÁS)

Fuente: CONACYT

7 grandes avances en tecnología alimentaria

La industria alimentaria evoluciona constantemente y la tecnología juega un papel importante en este sector. Los avances científicos y técnicos permiten hoy producir alimentos y bebidas que se adaptan mejor a las demandas de los consumidores de una manera segura, con procesos productivos más sostenibles y eficientes, cubriendo la demanda de mercados globales. Por ello, Ainia ha escogido 7 avances en tecnología alimentaria que juegan un papel importante en el presente y futuro del sector de la alimentación.

(Leer más)

Fuente: Interempresas

Techfood o cómo la tecnología está transformando la experiencia de alimentación

El último Intel Trends Day ha arrojado algo de luz sobre este nuevo fenómeno que permite, entre otras cosas, comprar a través de Internet, compartir comidas, avanzar hacia dietas más sanas y hasta intentar solucionar el problema de la falta de alimentos.
El avance de la tecnología suele traer consigo mejoras que afectan a diversos campos, desde la potenciación de la productividad en las empresas hasta la facilidad de uso para los propios consumidores.

Con motivo de la séptima edición de su Intel Trends Day, una jornada que bucea en la capacidad transformadora de la tecnología, Intel ha decidido centrarse en una nueva tendencia que comienza a ganar peso a nivel mundial cómo es Techfood o Foodtech.

Se trata de un fenómeno que nace, obviamente, de la fusión entre la tecnología y la comida y que ya está cambiando el modo de comportarse de las personas en términos de alimentación.

Para avanzar en este tema, el último Intel Trends Day, que ya ha sido celebrado, ha contado con la intervención de Emilio Tovar, que es el CIO del Grupo Telepizza; la repostera Alma Obregón, la cofundadora de Cookbooth, Malwine Steinbock; la chef de EatWith Leonor Fernández; y de Beatriz Romanos, que fue quien creó TechFood Magazine.

Todos ellos han puesto su granito de arena para ayudar a entender la nueva realidad que supone Techfood. Y, precisamente, Romanos ha explicado que son tres las metas que pretende alcanzar esta combinación de realidades.

Por una parte, se encontraría el descubrimiento de recetas y dietas más sanas. Por otro lado, se intenta solucionar el problema de la falta de alimentos en ciertos lugares del mundo. Y, por último, existe un cambio en la experiencia de los comensales, que ahora tienden a publicar sus comidas en redes sociales y pueden adquirir productos y platos a través de Internet.

Otro efecto de Techfood que ya se palpa en el ambiente es la capacidad de la Web para facilitar la comprensión de los procesos de cocinado. Aquí hay que tener en cuenta que la popularidad desmartphones y tabletas ha creado un mundo móvil donde es posible conectarse en cualquier momento y lugar. Y que tecnologías como los programas de videoconferencia pueden poner en contacto a cocineros y aprendices por muy alejados que estén.

De cara al futuro se prevé que se vaya avanzando en todas estas posibilidades y otras como las que ofrecen los electrodomésticos inteligentes que forman parte del Internet de las Cosas.

Fuente: Silicon Week

Catedrática de la UdL, premiada por Instituto de Tecnología de Alimentos EEUU

El Instituto de Tecnología de Alimentos de los Estados Unidos (IFT) ha premiado la trayectoria de la catedrática de Ciencia y Tecnología de Alimentos de la Universitat de Lleida (UdL) Olga Martín Belloso.

Según ha informado la UdL, Martín Belloso es la única española entre los doce galardonados este año con los Fellows, una distinción profesional para “individuos con calificación y experiencia destacadas”, que se entregará el próximo día 11 de julio en Chicago.

La catedrática de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria (ETSEA) es también jefa del Grupo de Investigación de Nuevas Tecnologías para el Procesamiento de Alimentos y directora de la Escuela de Doctorado de la UdL.

El IFT promueve estas distinciones como reconocimiento a la “profesionalidad ejemplar en el campo de la ciencia y la tecnología alimentarias”, destacando que “no más de un 0,3 % de sus miembros son candidatos a los premios” y “todavía menos acaban recibiendo este honor”.

En esta convocatoria, además de Olga Martín, la institución norteamericana premiará a seis científicos de EEUU, uno de Canadá, uno de Corea, uno de Irlanda, uno de Nueva Zelanda y otro de la China.

Doctora en Ciencias Químicas, Olga Martín es profesora de la UdL desde 1992 y sus investigaciones se centran en el desarrollo de nuevos productos alimentarios seguros y saludables mediante la aplicación de nuevas técnicas, como por ejemplo los polos eléctricos de alta intensidad de campo.

En el año 2009, la Generalitat la distinguió en la primera convocatoria del Programa ICREA Academia, que reconoce la excelencia en la investigación y la capacidad de liderazgo, junto con el catedrático de Historia del Arte Ximo Company.

La tarea de esta catedrática de la ETSEA ha contribuido a que la UdL sea la segunda institución científica más influyente del mundo en cuanto a ciencia y tecnología de los alimentos, según el reciente estudio elaborado por la compañía Thomson Reuters sobre el estado de la innovación en el 2015.

Fuente: ABC

Un horno que reconoce los alimentos y los cocina

Un grupo de ex ingenieros de Apple, GoPro, Path y Google, entre otros, se han unido para diseñar un horno inteligente que reconoce los alimentos y los cocina sin que el usuario tenga que estar pendiente de su cocción. El aparato, del tamaño de un microondas, viene equipado con un arsenal de tecnología, desde una báscula y sensores de temperatura hasta una pantalla táctil de cinco pulgadas.

La cámara, Full HD y gran angular, es quizá el elemento más curioso que incorpora este horno llamado June. Situada en su interior, es capaz de reconocer lo que hay dentro y gracias a la conectividad de que dispone el dispositivo, permite ver de forma remota y en streaming qué ocurre con lo se está cocinando. De este modo, June puede determinar cuánto tiempo se tiene que cocinar un alimento en base al peso y el tamaño del producto. Además, el horno incorpora un termómetro digital que al insertarlo en determinados productos –un filete, pollo, salmón, etc.– indica el punto de cocción de la comida para que el usuario pueda escoger a su gusto.

Conectado con una ‘app’

El horno se puede conectar a la red wifi del hogar o bien a un teléfono inteligente a través de una aplicación que va notificando los avances, permite controlar los principales parámetros y también acceder a un recetario que, según sus creadores, está en constante actualización.

Por el momento, June reconoce los alimentos más comunes –hasta 15– entre los que se encuentran carnes, pescados, pizza, pan y sabe distinguir entre diferentes tipos de verduras.

El precio de este horno inteligente para los usuarios que lo reserven ahora es de 1.495 dólares (unos 1.300 euros) y las primeras unidades serán entregadas a partir de la próxima primavera.

Fuente: La Vanguardia

Nueva aplicación que ayuda a saber almacenar alimentos

En el mercado hay una gran variedad de productos frescos, congelados y preparados. Si bien en los establecimientos de venta se mantienen unas estrictas normas para garantizar su conservación, en casa es el consumidor el encargado de hacerlo. Para facilitarle la tarea, el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA) ha presentado la aplicación FoodKeeper, que ayuda a los ciudadanos a saber guardar los alimentos. Esta app permite elegir el método de almacenamiento más adecuado para extender la vida útil de los alimentos. El artículo detalla en qué consiste esta aplicación y qué estrategias se han puesto en marcha para acabar con el desperdicio de alimentos en buen estado.

(Leer más)

Fuente: Consumer

Dow descubre cómo la tecnología contribuye a la conservación del agua, la energía y los alimentos

Uno de los retos más significativos que afectan a la futura disponibilidad de agua es la relación intrínseca que existe entre agua, alimentos y energía, puesto que cualquiera de estos elementos es indispensable para producir los demás. El círculo formado por agua-alimentos-energía es, además uno de los retos más apasionantes que la sociedad debe resolver para garantizar un desarrollo sostenible, ya que si no se gestiona de un modo que permita optimizar la producción de estos recursos, es difícil garantizar un suministro estable de estos tres elementos para consumidores y empresas por igual.

Se trata de una cuestión a abordar lo antes posible, puesto que las previsiones apuntan a que la población mundial pasará de 7.000 millones a 8.300 millones de personas en 2030. Este incremento, en especial en la clase media acomodada, se traduce en un aumento en la demanda de agua, energía y alimentos. Se espera que en 2030 el mundo necesite un 30% más de agua, un 40% más de energía y un 50% más de alimentos. Pero mucha gente no se da cuenta de que para producir los alimentos diarios de una persona se requiere una media de 3.000 litros de agua, puesto que las empresas de alimentos y bebidas no solo necesitan agua como ingrediente de los productos, sino también para ejecutar los procesos de fabricación. A modo de ejemplo, se pueden citar las olivas españolas, cuya huella hídrica media es de 2.750 litros por kilo. Asimismo, dada su condición como uno de los mayores países productores de vino de todo el mundo, la huella hídrica media de una copa de vino en España es de 195 litros.

Uno de los retos más importantes, tanto ahora como para el futuro, radica en gestionar la escasez de agua de un modo que permita seguir disfrutando sin problemas de estos elementos cotidianos en el futuro. El agua es la piedra angular del desarrollo sostenible. Desde la seguridad alimentaria y energética hasta la salud humana y el medio ambiente, el agua es esencial para la vida.

Con todo ello, Dow Water & Process Solutions comprende la importancia que tiene la gestión de esta relación vital, y se consagra al desarrollo de nuevas tecnologías –y a su gestión– para garantizar procesos productivos más sostenibles, además de unos costes más bajos. La compañía ha desarrollado avanzadas tecnologías diseñadas para abordar esta cuestión de un modo eficaz y eficiente para que las empresas de tratamiento de agua reduzcan su consumo energético, sin perjuicio de la capacidad o calidad del agua procesada a diario. De hecho, la presión a la que están sujetos recursos escasos, como el agua, la energía y las materias primas, se puede reducir en hasta un 15% cuando se emplean una tecnología avanzada y conocimientos especializados. Además, una tecnología de ósmosis inversa avanzada puede ayudar a los fabricantes a conseguir una purificación de agua un 40% mejor con un consumo energético hasta un 30% menor.

Como reflejo de su posicionamiento, con motivo del Día mundial de Agua, Dow ha desarrollado una infografía que ofrece más información sobre cómo la tecnología puede contribuir a la conservación del agua, la energía y los alimentos.

Fuente: Tecnoagua

Bocados de tecnología. 12 tendencias clave en el sector de Food and Tech

Analizamos algunas de las tendencias en innovación alimentaria que los expertos vaticinan para el año 2015. Tecnología e innovación de la mano para todo tipo de paladares

Es evidente que las tecnologías de la información están causando un impacto incluso revolucionando o transformando definitivamente muchos aspectos de la actividad humana. La alimentación y la forma en la que nos relacionamos con la comida, no podía ser ajena a esta ola de innovación. En este artículo analizamos algunas de las tendencias que los expertos vaticinan para el año que acabamos de comenzar, desde el hogar al restaurante, pasando por el lineal del supermercado y, por supuesto, por nuestra cartera, perdón, nuestro móvil…

Hemos oído infinidad de veces el concepto de Internet de las Cosas, según el cual, en un futuro cada vez más cercano, los objetos estarán conectados entre sí y nosotros con ellos para hacernos –supuestamente- la vida mejor, más sencilla o tener nuevas experiencias.

Bien, pues según la consultora de diseño Frog, en 2015 vamos a ver una retahíla de dispositivos de cocina conectados que van a cambiar profundamente la forma en que producimos, consumimos e interactuamos con la comida. Que no nos sorprenda un robot capaz de cocinar pizza de una receta original que encuentre en internet, o hacer café (casi) con tu Smartphone.

Estos son algunos ejemplos que están en la rampa de salida: los pesos inteligentes como Prep Pad, Drop o SITU que unen la información nutricional con las recetas en tiempo real. Utensilios que están triunfando en Kickstarter como Vessyl’s un vaso inteligente capaz de detectar los ingredientes de cualquier líquido y contar sus calorías y valores nutricionales. O PantryChic’s un dispensador de ingredientes inteligente. Este tipo de artilugios ayudan a los consumidores a calcular el valor nutricional de lo que beben, comen y cocinan, en cualquier momento del día. Pero no solo pequeños innovadores están en esta carrera. Los grandes del sector como Whirpool, Samsung y LG han presentado en la reciente edición del CES, la gran feria de electrónica que se celebra en las Vegas, neveras inteligentes, cocinas futuristas, y cacerolas casi con poderes mágicos.

Los dispositivos con sensores pueden ir más allá de las etiquetas y las bases de datos. Por ejemplo, TellSpec, que usa un laser y un micro-espectómetro para analizar las calorías, nutrientes y alérgenos de cualquier alimento. Por no hablar de los ingeniosos palillos chinos inteligentes de BaiDu, capaces de detectar si un alimento o bebida está en mal estado o contaminado.

Impresoras 3D en la cocina
Merece capítulo aparte por sus prometedoras posibilidades y su inminencia una tecnología ya disponible: La impresión 3D de alimentos. Ya se ha venido utilizando para crear snacks y aperitivos, pero “en 2015 será cuando probemos por primera vez alimentos preparados por nosotros mismos con impresoras 3D”, comenta Eric Boam, diseñador senior de Frog. “Y esto es solo el principio”.

Ya hay algunas que consiguen estructuras asombrosas como ChefJet, una impresora 3D para azúcar, o Foodini, de la empresa española Natural Machines, que utiliza un modelo de cápsulas abiertas, en el que el consumidor prepara y coloca los ingredientes frescos. Quizá a algunos les suene todavía un poco rara la idea de consumir alimentos extrudidos. Sin embargo, defiende Lynette Kucsma, CEO de Natural Machines, “es algo que venimos haciendo desde hace tiempo. Cualquier alimento procesado del mercado ha pasado por ese proceso de fabricación. La diferencia con Foodini es que podremos procesar nuestros alimentos en casa, con los ingredientes que elijamos, sin aditivos, conservantes, o exceso de sal, grasas o azúcar y de forma saludable, fácil y mucho más divertida.”

Fuente: El Plural

Las 3 tecnologías más innovadoras de 2014 en la conservación de alimentos

La pasteurización mediante microondas para la conservación de alimentos congelados o refrigerados; las altas presiones y plasma de microondas como técnicas de conservación de platos preparados, productos lácteos, frutas y hortalizas y marisco; y los campos eléctricos pulsados (PEF) y aplicación de CO2 a alta presión para la conservación de hierbas y especias son algunas de las tecnologías que han creado tendencia en innovación para la conservación de alimentos en 2014.
La creciente demanda de los consumidores por productos seguros, mínimamente procesados y que conserven el sabor y aroma hace que la industria alimentaria se plantee la adopción de nuevas técnicas de conservación para dar una adecuada respuesta. En este sentido se están produciendo importantes avances en las tecnologías de conservación de alimentos y en concreto en las de tratamiento térmico. Aquí hacemos un balance de las tecnologías más innovadoras que han creado tendencia en la conservación de alimentos en 2014.
Sistema de pasteurización mediante microondas para la conservación de alimentos congelados o refrigerados

El proceso de pasteurización mediante microondas mejora significativamente la pasteurización térmica tradicional, ofreciendo a la industria de la alimentación un medio más eficiente de hacer seguros los alimentos conservando el atractivo para el consumidor.

Este proceso permite controlar los microorganismos patógenos y los virus y ofrecer productos de alta calidad. El proceso también permite que los alimentos tradicionalmente congelados puedan ser refrigerados en lugar de congelados, resultando en un ahorro significativo de costes energéticos, tanto para los minoristas como para los consumidores.

Altas presiones y plasma de microondas como técnicas de conservación de platos preparados, productos lácteos, frutas y hortalizas y marisco
La tecnología de altas presiones (presiones hasta 600 MPa durante unos pocos minutos) ataca a las bacterias patógenas, como la Salmonella o la Listeria monocytogenes. Esta técnica evita el uso de productos químicos o aditivos sintéticos, mantiene los niveles de vitaminas y alarga la vida útil de los productos como los platos preparados, productos lácteos, frutas y hortalizas y marisco

La esterilización por plasma de microondas; combinando los efectos esterilizadores de los rayos UV con los radicales oxidantes producidos por el plasma obtienen una mayor eficiencia en la inactivación de microoganismos patógenos.
Campos eléctricos pulsados (PEF) y aplicación de CO2 a alta presión para la conservación de hierbas y especias

Se están investigando tecnologías no térmicas que tienen capacidades antimicrobianas cuando se aplican solas o en combinación con otras, como son los campos eléctricos pulsados (PEF) y la aplicación de CO2 a alta presión (HPCD).

Estas tecnologías son dos de los métodos de procesado no térmico más prometedores. Han ganado un creciente interés en las últimas dos décadas, ya que pueden proporcionar la pasteurización en frío de alimentos líquidos con un mínimo impacto en las propiedades nutricionales y organolépticas del alimento.

Sin duda, la tendencia es clara en la búsqueda de procesos de conservación de alimentos más suaves que consigan mantener las propiedades sensoriales de los mismos. Tecnologías alternativas menos agresivas pero igual de efectivas que las convencionales en cuando a la inactivación microbiana.

Fuente: Interempresas